Contaminación en el río Lagos

1465

Ante la sospecha fundada de contaminación química en el municipio de Lagos de Moreno, Jalisco, estudiantes del Centro Universitario de los Lagos (CULagos), realizan una investigación con el objetivo de comprobar la presencia de metales pesados en suelo y agua, que originarían riesgos tanto reales como potenciales en aspectos ecológicos, productivos y humanos.
La investigadora del Departamento de Ingeniería Ambiental, de CULagos, Bertha Alicia Arce, señaló que “pareciera que Lagos, dedicado mayormente a la agricultura y la industria agroalimentaria, es una región muy tranquila y sin problemas de contaminación, pero tenemos una sospecha fundada de que no es así”.
El problema es motivado por la falta de supervisión a las empresas, desde pequeñas y familiares dedicadas a la fabricación de pewter, hasta trasnacionales establecidas en la denominada cuenca lechera, que arrojan sus aguas hervidas a suelo abierto o en su defecto a los drenajes que llegan al río Lagos.
“Tenemos industrias que pueden generar condiciones muy críticas como es la metalmecánica”. En el caso del pewter, detalló que es una mezcla de estaño, zinc, cobre y plomo. “El problema de los metales pesados, es que sí pueden afectar el sistema inmune y provocar cáncer”.
Según la especialista, lo que detona la problemática es la dispersión de las fuentes de contaminación: “Tenemos fuentes fijas que son las industrias, pero disgregadas en todo el territorio, entonces no podemos tener un gran emisario a donde se lleven todas las aguas hervidas”.
Por otro lado, precisó que los contaminantes que ya están completamente identificados en suelo y agua son: fósforo y nitrógeno, éstos originados por fertilizantes, dado que también la zona ostenta una importante actividad económica basada en la agricultura.
“Dañan los sistemas naturales; el fósforo mata toda la actividad microorgánica de suelos, y en agua generan el famoso lirio. Entonces comienza a haber cambios en las temperaturas y en el grado de iluminación de los sistemas acuáticos y se muere la fauna. En las personas genera problemas sobre todo gastrointestinales”.
La investigación, por parte de los estudiantes, arrancó hace un año. Actualmente se encuentra en etapa de acercamiento al diagnóstico y monitoreo. Se estima obtendrán resultados sólidos al finalizar el ciclo escolar.
Una vez concluida la exploración, la idea es formar un grupo interinstitucional a través de Cámaras, asociaciones de industriales, los gobiernos municipal y estatal, la Secretaría del Medio Ambiente y la propia Universidad de Guadalajara.
“Entonces propondremos ejercicios de gestión y caracterización de tratamientos. No podemos diseñarles una planta de tratamiento ni instalarla, pero sí podemos ayudar en la caracterización de las muestras y proponerles tratamientos adecuados”

Artículo anteriorJavier Villaseñor
Artículo siguienteAberraciones de poder