¿Cómo debe trabajar un gobierno de izquierda a nivel municipal?

366

En muchos casos, prevalece la confusión sobre lo que es la izquierda y la derecha como referente político-ideológico y, sobre todo, respecto de lo que se espera cuando un partido de izquierda es electo por el voto popular y llega al poder en los diferentes municipios o alcaldías del país.
El objetivo central de este escrito es ayudar y orientar a los funcionarios electos, provenientes de institutos políticos que se autodefinen o se consideran como partidos de izquierda, como son el caso del PRI y el PRD, para que dimensionen y sitúen sus acciones y decisiones cotidianas de acuerdo al fundamento ideológico, filosófico y político que representa el espectro político de la izquierda. Es decir, se busca orientar a los nuevos líderes para que incorporen una orientación de izquierda a su gestión gubernamental.
La palabra izquierda como referente político-ideológico data de la revolución francesa, cuando un grupo de parlamentarios, llamados jacobinos, que estaban a favor del progreso social, la igualdad, el cambio político, la abolición de la monarquía y la instauración de la república como nueva forma de gobierno, se agrupaban en la parte izquierda del recinto legislativo, mientras que los parlamentarios conservadores que estaban a favor de la monarquía, llamados girondinos, apoyaban el status quo (al rey), enfatizaban más en la paz y la estabilidad a toda costa y se oponían al cambio, se sentaban a la derecha.
Hoy día, el término izquierda se usa para denotar un gobierno o partido que está a favor del progreso y el bienestar social, alguien que lucha por terminar con la lacerante desigualdad económica, la marginación y la pobreza, alguien que apoya la instauración de un Estado laico y cree firmemente en la educación pública y en la democracia como la mejor forma de gobierno.

Un gobierno de izquierda
Un gobierno de izquierda impulsa políticas públicas orientadas a reforzar el estado de bienestar, promover la equidad y la justicia social. Es un gobierno que cree, defiende y materializa los derechos sociales, ofreciendo servicios públicos de calidad en beneficio de todos, principalmente para los que menos tienen.
Un gobierno que apoya especialmente, a través de sus decisiones y programas, a los grupos vulnerables, sean estos adultos mayores, obreros, campesinos, indígenas, madres solteras o jóvenes. Un gobierno que se preocupa y ocupa no sólo en generar empleos y una mayor riqueza, sino también busca su reparto más equitativo.
Un gobierno que lucha contra la opresión, el caciquismo, el clientelismo y el corporativismo, como formas feudales de hacer y entender la política. Un gobierno que cree y apoya la educación pública, laica y gratuita, ya que considera que ¡Sin educación, no hay futuro para México!
Es un gobierno diferente, ya que promueve abiertamente la participación ciudadana, concibe a la política como medio y no como fin y trabaja arduamente para generar políticas públicas que beneficien a la gente, especialmente a los grupos más marginados.
Es un gobierno mejor porque cree y practica la democracia, como medio para tomar decisiones que beneficien a todos. Un gobierno que impulsa e implementa diferentes acciones y programas concretos para erradicar la corrupción, el autoritarismo y el abuso de las estructuras municipales.
Es un gobierno humanista que respeta escrupulosamente los derechos humanos, que considera al individuo como el eje del desarrollo nacional, responsable de sus actos y decisiones. Es decir, considera al hombre, a nadie más, como el arquitecto de su propio destino.

Un gobierno incluyente y tolerante hacia las otras ideas políticas, pero firme en sus convicciones, que impulsa políticas de equidad de género y atención a los grupos indígenas. Un gobierno de resultados, que trabaja siempre anteponiendo el interés colectivo por encima del interés personal, que busca soluciones estructurales a los problemas de la crisis, la inseguridad, el desempleo y la pobreza. Un gobierno transparente que rinde cuentas a los ciudadanos sobre sus actos y decisiones, que administra los recursos públicos con probidad y honradez.
Un gobierno que sabe comunicarse con la gente, porque es del pueblo, surge del pueblo y trabaja para el pueblo. Un gobierno cercano a la gente, humilde y abierto a la opinión de los demás. Un gobierno que considera la política como el arte de servir a los demás, que sabe gestionar de forma creativa e inteligente los afectos de la gente.
Un gobierno solidario, impulsor del cooperativismo y el empoderamiento de la sociedad, que ayuda, promueve e impulsa el apoyo a los sectores y grupos que más lo necesitan. Un gobierno fraterno y responsable, que siempre cumple su palabra y los compromisos asumidos.
Un gobierno eficiente y proactivo, centrado en generar buenos resultados, que invariablemente atiende a la gente con una actitud positiva. Alguien que no se “encierra en su oficina,” ni es esquivo e insensible ante los problemas de la sociedad. Un gobierno que “agarra al toro por los cuernos” y toma decisiones necesarias y oportunas.
Un gobierno competitivo, que genera las condiciones necesarias para que la sociedad agregue valor a sus procesos productivos, pero que siempre se muestra respetuoso del medio ambiente y la naturaleza. Alguien que impulsa políticas públicas sustentables, que actúa localmente, pero siempre con una visión global.
Un gobierno facilitador, que ayuda a los diferentes sectores sociales e impulsa el desarrollo económico, político y cultural de la sociedad. Que se capacita y actualiza continuamente para mejorar su liderazgo
Un gobierno que rescata lo mejor de nuestras tradiciones culturales e históricas, que considera a la independencia y la revolución como los dos grandes movimientos libertarios y que cree y admira a los héroes que nos dieron patria. Un gobierno que tributa y reconoce el legado de patriotas como Hidalgo, Morelos, Zapata, Villa y Lázaro Cárdenas.
En fin, un gobierno comprometido con la justicia social, la equidad, la igualdad y la libertad. Que sabe muy bien que su función central es construir una nueva sociedad, más justa, más equitativa y más libre.