¿Bienvenido 2010?

83

Alberto Muñoz perdió su empleo a finales de diciembre. Con una esposa y cuatro hijos a cargo, se vio obligado a acudir a una casa de empeño, para buscar recursos en aras de enfrentar el difícil inicio de año. “Es la primera vez que lo hago, pero me quedé sin dinero después de las fiestas. Ni modo de no celebrar y desilusionar a mis niños”.
Sin embargo, con su estéreo cubierto por una bolsa, salió mortificado de la sucursal 137 del Nacional Monte de Piedad, ubicada sobre la avenida Alcalde, esquina con C. Jesús García. “Aquí no aceptan este tipo de artículos, sino puras joyas. Iré a buscar a otro lugar”.
Esta filial, con sus seis años de actividad, es la más nueva de las 10 con que cuenta esta casa de empeño en Guadalajara, y la que registra el crecimiento anual de préstamos otorgados más elevado: aproximadamente el 60 por ciento, contra un promedio estatal y nacional que ronda el 20 por ciento. “No hemos alcanzado todavía el punto de equilibrio, por lo que estimo que nuestros préstamos en términos reales, superan el promedio solamente de pocos puntos porcentuales”, comentó al respecto el gerente de esta sucursal, licenciado Ariel Cázares Cuevas.
A pesar de esto, reconoció que en los tres primeros días hábiles de enero, con respecto al mismo periodo de 2009, los empeños aumentaron un 60 por ciento, por un monto que subió de 508 mil pesos prestados hasta 840 mil en esa sucursal.
Aunque es complicado establecer si este aumento se deba principalmente a la difícil situación económica que atravesó el país el año pasado, hay señales que parecen refrendar esta hipótesis. “En diciembre de 2009, los préstamos aumentaron un 20 por ciento con respecto al mes anterior, de 2 mil 653 a 2 mil 807”, especificó Cázares Cuevas, quien agregó que “es un fenómeno extraordinario. Normalmente lo que hace la gente en diciembre es desempeñar, mientras que en 2009 se verificó lo contrario. Entonces allí sí se vio el impacto de la crisis”.

¡Ojo con las casas de empeño!
El NMP, una de las principales casas de empeño del país, prevé que en enero atenderá a 625 mil usuarios en todo México, con una cifra total de préstamos de 1,625 millones de pesos. Sin embargo, es solamente una de las más de 3 mil sociedades financieras de objeto múltiple (Sofomes) que existen en el país –y que en Jalisco son más de 200–, de las cuales un 15 por ciento no son reguladas por la ley.
Según datos proporcionados por Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor), éstas representarían en el ámbito nacional, un valor de mercado anual de 25 mil millones de pesos. “El interés depende exclusivamente del capital, por lo que estas sociedades lo establecen dependiendo del riesgo implícito en el préstamo que otorgan sin garantías”, explicó el licenciado Moisés Montaño, de la Condusef (Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras) delegación Jalisco.
“En 2009 recibimos 24 mil expedientes de usuarios que se quejaban de los elevados intereses que les estaban cobrando las casas de empeño, y este año en el primer día de trabajo ya nos llegaron más de 60”, por lo que advirtió que “esto se debe al desconocimiento que tiene la gente acerca de estas instituciones, porque no vienen a informarse con nosotros antes de pedir el préstamo”.
La Profeco señala que las instituciones de asistencia privada (IAP), como por ejemplo el NMP o el Monte Pío, cobran una tasa de interés simple anual hasta del 24 por ciento, mientras que las casas de empeño privadas prestan a una tasa de entre 36 por ciento y 276 por ciento anual.
La delegada federal para Jalisco, licenciada Lilia Bejarano Cázarez, dijo que Profeco se encarga de regular solamente las casas de empeño que voluntariamente registren ante la procuraduría sus contratos de adhesión, pero que no tiene ninguna injerencia en fijar el interés.
Recomendó a los usuarios que antes de empeñar sus prendas, “verifiquen el interés que cobra la casa de empeño, que ésta tenga contrato de adhesión vigente, y que exponga las cláusulas y las condiciones que ofrecen, porque las empresas que no son controladas por nosotros o por Condusef, son las que les pueden ocasionar más daños económicos”.

2010: un año conflictivo
Si 2009 fue un año difícil, 2010 no parece comenzar con mejores augurios. A causa de la crisis, el Banco Mundial estima que a finales de 2009 la población mundial que vive en condiciones de extrema pobreza, era de 500 millones de personas.
Según las estadísticas de la Comisión Económica para Al y el Caribe, de la ONU, en estas mismas fechas en América Latina los pobres aumentaron de 180 a 189 millones, mientras que en México hay 5 millones más de personas en condiciones de extrema pobreza, de acuerdo a las previsiones de Coneval (Consejo Nacional de Evaluación del Desarrollo Social), por lo que según expertos, como el economista Juan González García, investigador del SNI y de la Universidad de Colima, los pobres en México superan los 50 millones, 10 de los cuales se encuentran en pobreza extrema.

Precios vs salarios
De acuerdo a los datos que arrojó el monitoreo que Profeco inició en estos primeros días del año, sobre los precios de cinco mil productos de la canasta básica en tiendas departamentales y de autoservicio, Bejarano Cázarez dijo que “hasta ahora no hemos encontrado un incremento generalizado en los precios. Algunos productos subieron, pero otros están bajando”. Agregó que verificarán si estos incrementos corresponden al aumento del IVA, o si se deben a la confusión generada por la burbuja inflacionaria.
El maestro Héctor Luis del Toro Chávez, académico del CUCEA (UdeG), en base a los resultado de una investigación que lleva a cabo de manera permanente, denominada “Canasta básica e índices de precios al menudeo en la ZMG”, señaló que “el índice inflacionario al cerrar 2009, para la ZMG, es del orden del 10.5 por ciento, muy por encima de lo que marca el sector oficial, que lo ubica en 2.61 por ciento”.
Añadió que el poder adquisitivo de los trabajadores ha disminuido en el mismo periodo, de un 12 por ciento a un total del 37 por ciento en lo que va del sexenio.
Considerado el incremento en los precios registrados a lo largo de 2009, en varios de los 120 productos de la canasta básica analizada por su equipo, el investigador explicó que “si una familia los adquiriera todos juntos en este momento, tendría que desembolsar alrededor de 4 mil 985 pesos, por lo que para satisfacer este tipos de servicios imprescindibles, una familia debería estar percibiendo por encima de 7 u 8 salarios mínimos”.
En cambio, precisó que alrededor del 47 por ciento de la población de Jalisco percibe de tres salarios mínimos hacia abajo, mismos que en 2010 tuvieron un incremento del 4.85 por ciento, que los eleva a 55.84 pesos diarios. “Este aumento de 2.66 pesos diarios es una burla, por lo que varios organismos han argumentado que atenta contra la garantía individual a tener un salario suficiente para satisfacer las necesidades básicas y más apremiantes”.

¿Se acabó la crisis?
“El sector oficial argumenta que el problema de la crisis económica está pasando, y que el 2010 será un año más favorable. Yo me atrevo a decir que la situación va ser todavía muy complicada”.
Del Toro Chávez prevé una cuesta de enero difícil. Considera que los trabajadores se verán afectados por las secuelas de la crisis.
“Estamos prácticamente en el centro de los efectos de la reforma hacendaria, donde hubo una serie de incrementos que entraron en vigor apenas, como los aumentos del 1 por ciento del IVA, de los depósitos bancarios y del impuesto sobre el producto de la renta, del 28 al 30 por ciento. Los trabajadores se van a dar cuenta de tales alzas en la primera quincena de este mes, y el incremento de los energéticos, que va a traer consigo una escalada de los precios en muchos productos”.
En cuanto al aumento en los impuestos, en particular del transporte y la gasolina, el economista señaló que “definitivamente no es justificado. Son una serie de medidas que ha tomado el gobierno con el objetivo de remendar las pérdidas económicas que ha tenido en diferentes ámbitos del sector productivo”.
Especificó que “en este momento no se tiene que tratar de salvar la caja del gobierno, sino de generar empleo y crecimiento”.
Explicó que estamos viviendo una serie de aumentos que vienen en cascada, ya que “si vemos los precios de la canasta básica, hay muchos productos básicos que reclaman más de un día de salario para tener acceso a ellos, como 25 pesos para un kilo de azúcar, 26 para el jitomate, 22 la papa, por ejemplo”.
Lejos de que los precios de estos productos indispensables disminuyan, precisó Del Toro Chávez, están subiendo paulatinamente, por lo que concluyó: “ tomando en cuenta otros factores, como especulación, intermediarismo, las condiciones climatológicas que prevalezcan, la situación económica del país no es nada favorable, y 2010 podría ser un año conflictivo”.