Bebés de mujeres embarazadas y con Covid pueden presentar complicaciones

La principal complicación es el nacimiento prematuro, señalaron especialistas del Hospital Civil. Un tercio de los recién nacidos el año pasado en este nosocomio y cuyas madres presentaron la enfermedad, nació antes de las 37 semanas de gestación

833

Hasta el 25 de enero de este año han sido atendidas 37 pacientes embarazadas con diagnóstico ya confirmado de COVID-19 en el Hospital Civil de Guadalajara (HCG) «Doctor Juan I. Menchaca». De éstas, cinco han requerido terapia intensiva y hubo una muerte materna. Ninguna de ellas estaba todavía vacunada, “y eso nos preocupa bastante”, indica Eva Elizabeth Camarena Pulido, jefa de Obstetricia en esta unidad hospitalaria.

Las mujeres embarazadas se pueden y deben de vacunar, señaló la especialista, y añadió que para esta población no está contraindicado ningún tipo de vacuna. Hubo controversias al inicio sobre la AstraZeneca y Johnson & Johnson, ya que ambas se asociaban con trombosis, y el embarazo es un estado predisponente a este padecimiento. Sin embargo, en las series que se han estudiado no se ha encontrado este efecto ni en mujeres embarazadas ni en el feto.

Indicó que las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo de desarrollar un cuadro grave de COVID-19 y pueden dar a luz de manera prematura, con consecuencias en la salud del bebé.

No está contraindicado ningún tipo de vacuna para las mujeres embarazadas. Foto: Archivo

De acuerdo a cifras sobre pacientes con COVID en el Hospital Civil de Guadalajara Doctor Juan I. Menchaca, en el año 2021, hubo ochenta y tres pacientes embarazadas con pruebas positivas a SARS-CoV-2. De éstas fueron registradas seis muertes maternas y 28 requirieron ingreso a terapia intensiva; ninguna estaba vacunada.

Las pacientes embarazadas que han tenido que ingresar al nosocomio por cuadro ocasionado por el virus SARS-CoV-2 tienen edades que oscilan entre los 20 y 35 años, y una de las características principales es que muchas presentan sobrepeso u obesidad. Es decir, tienen un índice de masa corporal por arriba de 29. Hay casos con antecedentes de diabetes o de haber desarrollado esta enfermedad durante la gestación o tienen trastorno hipertensivo, ya sea de hipertensión crónica desde antes del embarazo o durante el embarazo. El embarazo de la mayoría oscila entre 32 y 36 semanas.

Camarena Pulido explicó que las embarazadas como consecuencia del COVID-19 pueden sufrir complicaciones por su cuadro respiratorio, y el problema inflamatorio que desarrollan por la infección de SARS-CoV-2 puede desencadenar de manera prematura el trabajo de parto. Por lo que vacuna puede contribuir para que la mujer embarazada no desarrolle COVID-19 grave y requiera hospitalización.

Aunque sí es posible, no hay evidencias de que haya habido contagios de madres con Covid-19 durante el embarazo a sus bebés. Foto: Archivo

¿Qué pasa con los bebés cuando la madre se infecta en el embarazo?

El bebé corre riesgo cuando las madres tienen dificultades para respirar, ya que depende de la oxigenación de ella. Hay riesgos por la pérdida de la vitalidad fetal, puede afectarse el crecimiento del bebé porque le llega sangre con menos oxígeno, y hay riesgo de parto prematuro, describió Camarena Pulido, y agregó que a los bebés se les hace prueba para verificar que no tengan Covid-19.

Por su parte, Lucía Miramontes Buiza, infectóloga pediatra en el área de neonatos del HCG Doctor Juan I. Menchaca, coincidió al señalar como principal complicación que los bebés nazcan de manera prematura, y en consecuencia pueden presentar otras que incluso pondrían en riesgo su vida.

El bebé prematuro (menos de 37 semanas de gestación) puede desarrollar sepsis neonatal temprana, causada por bacterias y caracterizada por signos que pueden abarcar fiebre, hipotermia, alteraciones en la alimentación, vómitos, inestabilidad respiratoria, por lo que pueden requerir ventilación mecánica.

Además tiene un riesgo más alto de fallecer, incluso durante la primera semana de vida, en comparación al recién nacido a término.

El bebé prematuro tiene un riesgo más alto de fallecer, incluso durante la primera semana de vida, en comparación al recién nacido a término. Foto: Cortesía HCG

Mencionó que un tercio de los recién nacidos cuyas madres tuvieron COVID-19 el año pasado nació prematuro en el HCG Doctor Juan I. Menchaca, y durante este año, hasta el 27 de enero, menos de un tercio nació prematuro. En este mismo periodo se atendió un caso de asfixia neonatal de un recién nacido de madre contagiada.

Explicó que durante este año, hasta el 27 de enero, no se han detectado recién nacidos con COVID-19, mientras que en el 2021 fueron registrados dos casos positivos, pero los bebés no fallecieron durante la estancia hospitalaria.

Reconoció que existe la posibilidad de que la madre infectada de COVID-19 trasmita la enfermedad al recién nacido. “Teóricamente sí pudiera trasmitirse de la mamá al bebé porque en la placenta hay receptores en los que podría insertarse el virus SARS-CoV-2. Sin embargo, se ha reportado una muy baja proporción de madres con COVID-19 y que se detecte el virus que ocasiona la enfermedad en su recién nacido en el mundo”.

Los bebés que nacieron de madres con COVID-19 es conveniente que se alimenten con leche materna, ya le transferirle anticuerpos contra el SARS CoV-2.