Una vacuna imperativa y viable

243

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la fecha alrededor de 15 institutos y grupos de investigación en el mundo se encuentran trabajando para desarrollar la vacuna para combatir el virus zika, estimulados por el cada vez mayor número de casos registrados, principalmente en América Latina.
Con este panorama, José Ángel Regla Nava, egresado de la Universidad de Guadalajara, de la carrera de Químico Farmacobiólogo, comenzará a trabajar en un prestigiado centro de investigación en San Diego, California, con la intención de colaborar en el diseño de una vacuna y antivirales contra esta enfermedad.

“En Madrid me di cuenta del gusto que tenía por la virología. Busqué una enfermedad endémica con importancia en México y contacté diversos grupos de investigación a nivel mundial para comenzar a colaborar. Colaboraré como investigador postdoctoral y realizaremos estudios con modelos animales para tratar de ver la respuesta inmunológica que tienen las infecciones por zika”.

Regla Nava egresó del CUCEI. Cuenta con una maestría en Biología Molécular y Celular y un doctorado en Bioquímica, Biología Molécular, Biomedicina y Biotecnología, que recién concluyó el año pasado en la Universidad Autónoma de Madrid, España. En cuanto a colaboraciones científicas, destacan las realizadas con la Universidad de Iowa y Loyola, en Estados Unidos.

“Me siento orgulloso por tener esta oportunidad y sobre todo por ser egresado de la Universidad de Guadalajara”, dijo Regla Nava. Opina que el desarrollo de la vacuna puede llevar entre dos y tres años, “porque se tienen que realizar muchas pruebas, sobre todo en roedores, para probar la seguridad y que sea bastante eficiente”.

A sus 33 años, además de haber sido acreedor a diversos apoyos por el CONACyT, Regla Nava ha publicado 12 artículos en revistas indexadas de impacto internacional, y es autor de un capítulo de un libro sobre enfermedades de la pobreza, en España. A este trabajo se suman las diversas estancias de investigación en instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México y en laboratorios de bioseguridad nivel 3 en España. Recientemente se incorporó a la Red Mexicana de Virología y aplicará para incorporarse al Sistema Nacional de Investigadores.

En cuanto a la vacuna, la OMS ha difundido que su desarrollo es “imperativo” y viable, ya que en el ámbito existe conocimiento y experiencia en esta área. Después de su desarrollo, para que puedan comercializarla deben antes probarla en animales pequeños, luego primates, superar las fases de seguridad y eficacia en humanos y finalmente es autorizada.