Siete homenajes

705

Miguel León-Portilla

La Universidad de Guadalajara (UdeG) realizó un homenaje al historiador Miguel León-Portilla por sus 90 años de edad y por su larga trayectoria en el estudio de los pueblos y las lenguas indígenas de América Latina. El Rector General de la UdeG, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, le entregó a León-Portilla dos Niérikas —representaciones wixárikas del mundo antes del diluvio—, una en nombre de esta Casa de Estudio y otra por parte del historiador José María Muriá.

León-Portilla agradeció el reconocimiento y dijo que lo une una estrecha relación de amistad con la UdeG, institución que le entregó el doctorado Honoris causa en 2010, y donde ha emprendido diversos proyectos académicos.

“Se ha convertido en un verdadero símbolo de la reivindicación ponderada y respetuosa de un mundo como el americano antiguo, con frecuencia ignorado y hasta motivo de menosprecio por gente tanto de aquí como de allá”, expresó Muriá.

 

Porfirio Díaz Pérez

Porfirio Díaz Pérez, director de la Red Estatal de Bibliotecas Públicas de Tabasco, recibió el reconocimiento como Bibliotecario FIL 2016, por su sobresaliente trayectoria en gestión bibliotecaria y sus valiosas contribuciones a la bibliotecología y al desarrollo de las bibliotecas públicas de México.

Raúl Padilla López, Presidente de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara explicó que desde 2002 la feria instituyó el Homenaje para distinguir a quienes han contribuido al desarrollo de la bibliotecología y la biblioteconomía en México. Dijo que el bibliotecario es un profesional capaz de suscitar el interés en leer y orientar a las personas sobre las maneras más eficientes de identificar y acceder a la información en diferentes formatos.

Díaz Pérez destacó la importancia de fomentar la lectura a la infancia, un acierto para lograr lectores adultos y mejorar la calidad de vida de las personas.

Expresó su orgullo por ser bibliotecario. “Una profesión que no me arrepiento de haber estudiado, y si vuelvo a nacer, la vuelvo a estudiar”.

 

 

Federico Reyes Heroles

Autoridades de la FIL realizaron un homenaje al bibliófilo Federico Reyes Heroles, quien además de ser amante de los libros es escritor, académico, investigador, ensayista y analista político.

“Poseer un libro puede ser un mero capricho, lo importante ocurre en la conciencia; en ella, los libros son mojoneras que nos indican los límites, pero también los alcances de nuestras acciones e ideas”, señaló Reyes Heroles. Agregó que los objetos llamados libros siempre son perfectibles y muestran la evolución de nuestras ideas e imaginerías, pero al pensar en un mundo sin libros, lo imagina sin puntos cardinales, sin amanecer ni ocaso: “Sería tanto como flotar sin asideros éticos humanos, históricos, estéticos y emocionales”.

“Quien posee una biblioteca es un custodio de los libros. Soy bibliófilo, no coleccionista. Amo a los libros porque creo que tienen una actividad vital. No me gusta la colección; de hecho la detesto. Me apasiona la idea de tener ordenadas las herramientas. Los libros son para usarse, si caen en el desorden no sirven para nada”.

 

 

 

 

 

Enrique Krauze

El trabajo realizado por Enrique Krauze al frente de proyectos como Editorial Clío y la revista Letras libres, de la que es fundador, es apenas una muestra del significativo aporte que ha hecho el escritor al mundo editorial, y que lo llevó a ser reconocido con el Homenaje al Mérito Editorial.

Para contar la historia sobre cómo emprendió su camino por el mundo editorial, Krauze se remitió a un mural que su padre solicitó pintar a una discípula de Diego Rivera, en la imprenta que había fundado años atrás. En éste aparecía un humilde niño que vocea los impresos que lleva en sus manos, en los que aparece la siguiente frase: “La imprenta al servicio de la cultura”.

“Pasé mis vacaciones de infancia y adolescencia trabajando en esa fábrica y mil veces me detuve a ver aquel mural, pero tardé en imaginar las posibilidades de su significado. Cuando comencé a leer, por ejemplo, agradecí la rica y variada oferta de las librerías mexicanas, sin reparar en la discreta figura que toda esa producción tenía detrás, ese puente entre el autor y el público, entre la imprenta y la cultura, que es el editor”, comentó.

 

 

 

Juan Pablo Ortiz

El arquitecto colombiano Juan Pablo Ortiz recibió el Homenaje ArpaFIL, que otorga el Encuentro de Arquitectura y Patrimonio cada año a un profesional cuyo desempeño haya contribuido al engrandecimiento artístico del patrimonio de la humanidad.

El reconocimiento y una estatuilla —elaborada por el escultor Enrique Carbajal (Sebastián)— le fueron entregadas por el Rector General de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla.

“El trabajo sencillo que hacemos día a día en nuestro despacho, es con el único fin de hacer mejor la vida de nuestros conciudadanos. Continuaré haciendo mi trabajo con compromiso, ética y excelencia, como lo he tratado de hacer desde que me gradué”, señaló el homenajeado.

Ortiz es autor del Centro Memoria, Paz y Reconciliación, construido para la conmemoración del bicentenario de la independencia de Colombia. En nuestro país construyó el edificio que alberga el Archivo General de la Nación.

 

Enrique Florescano

Historiador esencial y enamorado de las raíces indígenas de este país, Enrique Florescano fue reconocido en un homenaje en el que tres de sus colegas compartieron anécdotas y ponderaron el gran legado que deja este personaje para las ciencias sociales y la cultura. De manos del Rector General, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, Florescano recibió el reconocimiento.

En su discurso, Florescano recordó que es hijo de profesores rurales, y ese abolengo magisterial lo marcó. Recordó que le tocó ser de la generación que fue testigo de la Revolución cubana y la alternancia política.

“La historia exige una disposición para el asombro y un ejercicio de la tolerancia. Para mi generación la historia fue una caja de Pandora, no un recorrido de una sola vía. Nos acercó a la pluralidad de rutas que transita la condición humana. Nos mostró que se podía revivir a los muertos para comenzar y pensar por los mismos”, apuntó.

Jean Meyer señaló que el historiador es “mucho más que un doctor, mucho más que un académico, es una persona amable y prodigiosa que ha generado una obra inmensa”.

 

Rogelio Naranjo

Rogelio Naranjo Ureño, quien realizó dibujos en los que de manera aguda plasmó personajes y momentos de la historia nacional, fue recordado por su destacada trayectoria de cinco décadas como caricaturista. La ceremonia se realizó durante los encuentros internacionales de Caricatura e Historieta y el de Periodistas.

“Naranjo resumía con sarcasmo los dichos y hechos de los poderosos en turno, sus caricaturas invitan a la reflexión y mueven a la indignación. No sólo se limitó a reflejar el aspecto físico de sus retratados, sino que los recreó de acuerdo a las características más representativas de sus obras. Con su partida el país perdió a un agudo observador que contribuyó con sus dibujos a mantener la capacidad de indignación en miles de lectores de todo el país”,  señaló el Vicerrector Ejecutivo de UdeG, Miguel Ángel Navarro Navarro, quien entregó el reconocimiento a la señora Éricka Martínez, viuda del dibujante.

Bulmaro Castellanos Loza “Magú”, monero y amigo del homenajeado, comentó que Naranjo no sólo se dedicó a dibujar al policía de la esquina, también a criticar a los presidentes en tiempos en los que era muy difícil realizar ese tipo de comentarios.