Punto y coma pero coma bien

    220

    Desde 1972, el 5 de junio de cada año es celebrado el Día mundial del medio ambiente, para recordarnos las principales crisis ambientales que nos aquejan. En la edición de este año se insta a todo el mundo a comer bien, porque la casa invita.
    Según estimaciones de la FAO, un tercio de los alimentos producidos en todo el mundo, es de-sechado o se pierde, y puesto que el sector alimenticio es uno de los más devastadores para el medio ambiente, ya sea en forma de emisiones, grandes requerimientos de recursos naturales o de cambios de uso de suelo, la cosa no es pecata minuta.
    La reflexión de hoy gira en torno a la hamburguesa que tiraste a medio comer el día de ayer. Esa misma hamburguesa necesitó 16 mil litros de agua para ser producida, porque fueron precisos granos para alimentar a las vacas, transporte al rastro, a la carnicería y a tu mesa.
    La idea no es predicar acerca de las bondades de subsistir mediante fotosíntesis, sino instarnos a un consumo informado, consciente y responsable en relación con el más humano de los actos: comer.