Madejas entreveradas. Violencia masculinidad y poder

    99

    Las violencias ejercidas y autoejercidas cobran una nueva voz en este trabajo. Nos obliga a mirar donde no queremos, a romper con la comodidad que proporciona una realidad dicotómica: de un lado, el mal y del otro, el bien; de un lado, los dominadores y de otro, las dominadas, criaturas abandonadas a su propio destino.