Los traslados en mi ciudad

    223

    Vivo en Tlajomulco. Ahí no hay suficientes fuentes de trabajo, por lo que la mayoría nos trasladamos a la ZM usando las avenidas.
    Yo me trasladaba en camión urbano. Mi tiempo de ida y vuelta me consumía más de tres horas. A esto le sumamos el mal estado de los camiones, apretujones, la poca cortesía de los choferes, tanto en el trato como al conducir, etcétera. Por eso sentía la necesidad y en cuanto tuve oportunidad, me compre un automóvil, pero en realidad sólo cambiaron mis problemas.
    Ahora me enfrento a los embotellamientos de las horas pico, a conductores histéricos, cafres, falta de estacionamientos, pésimo estado de las avenidas y le podemos sumar alguna obra en construcción o un percance vial…
    He tenido (a fuerza) que desarrollar una habilidad para encontrar vías alternas, como no lo hubiera imaginado.
    También cambié de empleo y he notado que las empresas ahora le están dando importancia en la contratación al factor distancia, en dónde vives y sobre todo, cómo te trasladas, pues saben de los problemas en nuestras avenidas.
    Lo único rescatable es que ahora mi tiempo de traslado se redujo a poco más de dos horas. Espero que las nuevas obras, como el puente Matute Remus, ayuden a solucionar parte del problema, no por algunos meses como otras obras, sino por muchos años. Lo ideal sería tener suficientes fuentes de trabajo en Tlajumulco, para evitar esos largos traslados.
    Sueño con llegar a tener en mi ciudad un transporte de calidad: rápido, seguro, accesible, amable, confiable, al grado que me hagan sentir que no necesito automóvil.