Loli Molina

800

Loli Molina se define a sí misma como “una chica que toca la guitarra y que escribe sus propias canciones, porque me siento muy identificada con el instrumento más que como cantante, y como la guitarra es algo tan fuerte para mí, dice mucho de cómo se construye mi música. Toco de todo: un poco de blues, un poco de la técnica de la guitarra clásica, un poco de rock, un poco de jazz”.

Considerada una de las voces más importantes de la nueva música de Argentina, regresa a México para ofrecer esta semana un concierto en el que presenta su último trabajo discográfico, Rubí. Esto dentro del ciclo “Miércoles Alternativo”, en el que estará acompañada del tecladista mexicano Roberto Verástegui y el aclamado baterista, Hernán Hecht.

Entrevistada vía telefónica hasta el Cono Sur, Loli recuerda que “tuve una formación muy variada, estudié composición en la universidad, música clásica y antigua, estudié en una escuela dedicada al jazz, música de la India, me gusta todo, intento aprender de todo”. Pero deja en claro que éstas no son necesariamente sus influencias directas, ya que “lo interesante es que cada ser hace su propia síntesis. La mía comprende montones de elementos, aunque no se perciban a simple escucha. Me considero una especie de licuadora de muchísimas cosas, y el producto es esta mezcla de lo que soy”.

Rubí es el tercer disco de Loli, después de Los senderos amarillos y Sí o no, pero es el primero de manera independiente, en el que ella está al frente del proceso artístico y ejecutivo. Musicalmente, dice que es la producción “que me representa al cien por ciento, la primera vez que grabé era muy chica, ahora tengo más herramientas, y es un disco muy cuidado”.

Con veintinueve años cree que sí ha habido evolución en su trabajo, “porque en los últimos años me dediqué a tocar mucho y a vincularme con diferentes músicos, y también a entender mejor cómo es trabajar en un estudio y el arreglo de canciones. Como escribo mis propias letras, también tiene que ver con mi crecimiento”. En cuanto a sus temas, dice que hablan sobre los humanos y sus vínculos entre sí, la naturaleza y las cosas.

Loli también llegó a tocar el piano, porque “fue mi primer instrumento y lo dejé por la guitarra. Además, estudié percusiones. Pero prefiero la guitarra porque es el instrumento al que más tiempo le dediqué, y es el que tengo más cerca de mi cuerpo, cuando la toco no hay mucha diferencia entre ella y mi cuerpo”.

 

PRESENTACIÓN

Loli Molina. Miércoles Alternativos. Un espacio para la música. 4 de mayo de 2016. 20:30 horas. Teatro Vivian Blumenthal (Tomás V. Gómez 125). Boletos: 120 pesos en preventa. 160 el día del concierto. A la venta a través de Ticketmaster y en taquilla del Teatro