Las formas de Luvina

    120

    El número 42 de la revista de literatura Luvina sirve como punto de intersección en el que múltiples ópticas de diversas inteligencias coinciden en un solo tema: la forma.
    Silvia Eugenia Castillero, directora de este proyecto que cumple en junio su décimo aniversario, explica que el más reciente número de Luvina, puesto en circulación la semana pasada, está dedicado a la creación de formas, característica propia del hombre mismo, ya que “todo lo que hace representa su realidad”.
    “Vamos viviendo y al mismo tiempo creando cosas que nos enfrentan de alguna forma al misterio. Por eso surge la forma, que es un fenómeno propiamente humano”.
    El patólogo y ensayista Francisco González Curi comienza el abordaje con una reflexión acerca de la forma humana y sus fluctuaciones. Continúa Rebeca Maldonado, quien apela a la nulidad filosófica de la forma —como lo proponen algunas ramas del pensamiento oriental—, antecedido por una nota sobre la reciente participación del artista Gabriel Orozco en la Cátedra Julio Cortázar, de la Universidad de Guadalajara.
    Con una óptica occidental, el filósofo José Landa ofrece una revisión estética e histórica de las formas. A continuación, el poeta Antonio Deltoro propone sus reflexiones en torno a los textos de tres poetas sudamericanos que, al privilegiar la figura del caballo, nos ligan a una cualidad de la forma, la poesía y el pensamiento: la velocidad.
    El matemático Javier Bracho plantea el tema de la forma desde el pensamiento geométrico, de manera clara y divertida. También esclarecedor es el poeta Eduardo Milán, al revisar la poesía y la modernidad para analizar esa forma siempre inquieta que es el lenguaje.
    A propósito de otro lenguaje, el que discurre en páginas pautadas, el músico Julio Estrada, indaga y especula las razones que Einstein pudo tener para preferir a Mozart sobre Bach, mientras que Paul Claudel —traducido por Juan Palomar— habla, precisamente, de la figura de aquel cuyo material de trabajo es el espacio.
    El biólogo Antonio Lazcano Araujo devuelve a los lectores a las formas originales de algún remoto pasado humano como seres orgánicos: los protobios.
    La sección Extrañamiento evoca, con una nota de Nicolás Cabral y con el cuento “Hombre invadido”, al escritor argentino Antonio Di Benedetto, a 20 años de su muerte. Y en la entrevista que le hace el periodista tapatío Mariño González, el novelista italiano Alessandro Baricco recuerda que “la belleza está en los gestos más simples”.
    La forma de este número la completan un cuento de Ana García Bergua y los poemas de Luis Jorge Bonne, Gerardo Lino, Julio Eutiquio Sarabia, Luis Vicente de Aguinaga, Raquel Huerta–Nava, Juan Manuel Roca y el belga Marcel Dugardín —traducido por Marco Antonio Campos y Stefaan van der Bremt—, en tanto que el dossier de plástica está dedicado al artista Saúl Kaminer, presentado por Esther Seligson.