La vitalidad de Bloc Party

88

Bloc Party es ya un sobreviviente de una generación, una muestra incuestionable de la rapidez en la que se mueve el circuito musical en la actualidad. Desde sus inicios, el cuarteto británico evidenció en sus producciones discográficas la influencia de grupos como Sonic Youth, Gang of Four, Joy Divison y The Cure. Esta última agrupación fue la más determinante en su primer álbum. 
Kele Okereke, Matt Tong, Gordon Moakes y Russell Lissack, no se conformaron con representar únicamente el estandarte -o ser una copia más- de una escena integrada por grupos que, en su mayoría, no proponían sustancialmente un estilo musical novedoso. Aunque Silent alarm fue una grabación potencialmente atractiva, el grupo comenzó a formarse un perfil más personal con el disco de Intimacy, trabajo que consiguió alejarse de la inercia en la que muchas bandas sucumbieron, y que en consecuencia les reditúo mayor personalidad y credibilidad.
Four es la producción más reciente de Bloc Party, un álbum con más experiencia y solvencia musical, en el que puede comprobarse la apuesta por las canciones potentes y llenas de vitalidad, pero con la diferencia de no perder en ningún momento la perspectiva, y estar atentos a un nuevo momento -de  lentas, casi imperceptibles transformaciones- en la escena del rock.