La evolución de la Universidad

979

La Universidad de Guadalajara (UdeG) se ha caracterizado por su universalidad de ideas, prestigio y académicos ilustres; y ha crecido en cobertura, en equidad y presencia en Jalisco, afirmaron egresados de esta Casa de Estudio durante “Las jornadas de reflexión”, por los 25 años de la Red Universitaria.

A principio de los noventa, más de 90 por ciento de la matrícula cursaba carreras en cuatro dependencias, de cuatro municipios del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG). Si un joven de Ocotlán quería estudiar una licenciatura, tenía que asistir a universidades de estados colindantes o venir a Guadalajara, afirmó el director de la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco (BPEJ) Juan José Arreola, José Trinidad Padilla López.

En el Paraninfo Enrique Díaz de León, Padilla López fue moderador de la mesa “La evolución de la Universidad de Guadalajara y su transformación en la Red Universitaria de Jalisco”, en la que participó una familia de abogados: padre, hijas y nieto, que representan a tres generaciones de egresados de la UdeG.

 “Hoy, la UdeG, gracias a los centros universitarios, tiene influencia en los estados limítrofes de las regiones donde están ubicados. Por ejemplo, gracias al Centro Universitario de los Lagos (CULagos), la tiene en Guanajuato y Aguascalientes; a través del Centro Universitario de la Costa (CUCosta), en Nayarit; y por el Centro Universitario del Norte (CUNorte), en Zacatecas”, afirmó Adalberto Ortega Solís (generación 1954-1959 de la licenciatura en Derecho), quien es notario público número 20 de Guadalajara y Presidente del Consejo Social de la UdeG.

Dijo que la UdeG se ha caracterizado por su universalidad, que ha dado cabida a todas las ideas y tendencias políticas.

“Es una institución de educación superior de lo mejor, en la que confluyen todo tipo de pensamientos, personas, mentalidades, educación y religiones. Y es una convivencia realmente universal. Este tipo de experiencia es enriquecedora para los seres humanos”, afirmó Cecilia Odette Ortega Híjar, egresada de la licenciatura en Derecho (generación 1982-1987), notario público número 7 de Guadalajara y Presidenta de la Comisión de Mutualidad del Colegio de Notarios de Jalisco.

Ortega Híjar hizo evidente el crecimiento de la matrícula femenina en la Universidad, ya que le tocó cursar la carrera de Derecho en un grupo de alrededor de 50 integrantes, de los cuales ocho eran mujeres.

Patricia Ortega Híjar (generación 1991-1996), quien es especialista en Derecho Notarial, Directora del área de escrituración masiva de la notaría 20 de Guadalajara y Directora del área de Propiedad, del Registro Público de la Propiedad y del Comercio de Jalisco, destacó que la UdeG cambió su vida.

“Me impactó mucho el primer día de clases en la facultad. Recuerdo que entró el maestro, y todo el mundo sentado, un silencio sepulcral, todos muy atentos”, recordó.

Dijo que en sus tiempos de estudiante, los maestros tenían 30 años o más dando clases, por lo que sabían de lo que hablaban, todos muy cumplidos y capaces.

Marco Varela Ortega, estudiante de la licenciatura en Derecho y nieto del doctor Adalberto Ortega Solís, destacó la libertad que hay en la institución, ya que “uno puede decir lo que piensa”, y agregó que en el caso de la licenciatura en Derecho, era conveniente cursar más talleres de derecho oral.

Artículo anteriorSHALAM
Artículo siguienteUrge atención en Jalisco ante el dengue Copia