Informar desde la Universidad

530

Este 2014 se cumplen 41 años de la impresión del medio de comunicación oficial de la Universidad de Guadalajara. Nació en 1973 con el nombre de Gaceta Universitaria, bajo el cobijo del maestro José Manuel Jurado Parres, quien cada vez que lo encontramos, nos pregunta, refiriéndose cariñosamente a la publicación: “¿Cómo está nuestra niña?”. Ésta en 2006 cambió de nombre a La gaceta de la Universidad de Guadalajara, y ha tenido en cuatro épocas modificaciones en su periodicidad, diseño, número de páginas y tiraje.

La historia de La gaceta ha sido reseñada en distintas ocasiones, al celebrar sus ediciones número 100, 300 y 500. Revisar esa la línea de tiempo impulsa a reflexionar sobre sus retos, hoy que celebramos editarla continuamente desde 1995 y publicar el número 800.

En sus páginas pueden leerse una pluralidad de voces, de proyectos y pensares; problemas y demandas; de esculturas, de letras y triunfos deportivos (incluidos los de los Leones Negros). Hay todavía mucho por contar, qué reflejar, qué ilustrar al dar cuenta de lo que es hoy la Universidad de Guadalajara, de la historia de una ciudad, del vivir de una sociedad y al final decir: lo leí en La gaceta. Publicación que en opinión del maestro Jurado Parres, iniciador de la misma, ha sabido evolucionar de manera positiva para responder a las necesidades que la Casa de Estudio ha presentado en sus diferentes etapas y ese sigue siendo su principal reto.

“Tiene que responder a una universidad grande, una universidad prestigiosa, con un universo más sólido, su desarrollo institucional es armónico, metodológicamente construido. Una universidad donde somos más de 300 mil las personas que estamos en ella, alumnos, trabajadores, profesores operativos. Esta universidad tiene muchísimas más necesidades”.

El actual director de la Escuela Preparatoria 5 dijo estar satisfecho por la manera en que cada personaje que ha estado al frente de dicha publicación la ha sabido llevar, manteniendo su propósito.

“Es un instrumento de comunicación de la comunidad universitaria, eso no debemos perderlo de vista, todo lo que hagamos para mejorarla, para que su proyección continúe, debe ser en función de la comunidad universitaria, eso es lo que se ha cuidado muy bien”.

Calificó como un acierto la implementación del suplemento cultural O2, que aparece en cada número desde hace siete años, así como el suplemento Gaceta Regional, en el que se difunde la actividad de los centros universitarios y preparatorias regionales, y que se publica cada dos semanas.

Resaltó además el trabajo periodístico y de investigación que se hace sobre temas externos a la comunidad universitaria, pero que siguen siendo de su interés.

“También está el hecho de que la busquen fuera de la propia universidad porque periodísticamente ha asumido temas, asuntos que a la comunidad le interesa conocer”.

Jurado Parres destacó la sección Talento U, en la que los miembros de la comunidad esperan y se congratulan al ver difundido en sus páginas un logro alcanzado.

“Es muy estimulante para la comunidad universitaria que su trabajo cotidiano, sus asuntos sobresalientes, se registren y se difundan, los miembros de la comunidad que aparecen con sus escritos, sus trabajos, sus logros, éxitos, son felices cuando ven esas páginas”.

A propósito de la edición número 800 de La gaceta, reconoció la calidad de sus contenidos y vaticinó una larga vida para este proyecto, debido a la función que realiza y la manera en que los universitarios se han apropiado de ella.

La gaceta es una parte esencial, ya no podemos explicar la universidad sin su gaceta”.

Artículo anteriorMaximino Javier
Artículo siguienteLa reducción del periodo vacacional