Cervantes y Del Paso viajan juntos

421

Fernando del Paso hizo un Viaje alrededor del Quijote, de Miguel de Cervantes en 2004. En 2015, Cervantes viene a Del Paso en forma de premio para enaltecer la trayectoria, la inagotable inquietud por conocer y recrear y, en definitiva, enriquecer su legado hasta ahora al universo de la literatura en lengua española.

Es un momento que, para muchos, debió sucederse algunos años atrás. “Desde hace unos seis o siete años”, respondió en privado el autor de la trilogía José Trigo, Palinuro de México y Noticias del Imperio a pregunta expresa sobre si esperaba ya que el máximo galardón de las letras hispanas recayera en él.

Antes del Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes, considerado el Nobel de la literatura hispanoamericana, Del Paso recibió el Villaurrutia (1966), el Rómulo Gallegos (1982), el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances (2007). La noticia del Ministerio de Cultura de España sobre la designación como el sexto mexicano en ser galardonado parecía inminente.

Del Paso ha reconocido estar ligado a la obra cumbre de Cervantes desde sus primeros pasos en la literatura —cuando niño, narró hace unos días a la prensa, se inició en la lectura de El hidalgo don Quijote de la Mancha tomando un ejemplar de la nutrida biblioteca de un tío que no leía— hasta sus más recientes trabajos: ha impartido cátedra y dedicado ensayos a la mítica obra del genio español.

Resulta propio, pues, que Cervantes venga ahora a su obra, de manera simbólica. Como para sellar un pacto de genio a genio: Del Paso hurgó en los recovecos poco socorridos del Quijote y desmitificó parte de la crítica literaria acumulada a lo largo de cuatro siglos. El Premio Cervantes que otorga un cuerpo colegiado de personalidades literarias y académicas destaca los pasajes de la obra del mexicano que dan luz a la producción del pensamiento contemporáneo; festeja la lucidez crítica del hombre octogenario que en su Palinuro de México, de 1977, denunció la violencia del Estado contra los jóvenes del 68 y que en su último discurso ha vuelto a recalar contra un gobierno que sigue desoyendo las demandas populares.

“Arengo a las autoridades de éste y todos los estados del país, comenzando por las autoridades federales, a comportarse de tal manera que acepten y combatan los males de nuestro México provocados por su ineptitud y su codicia, que ha dejado 50 millones de pobres y a empleados que sobreviven con salarios de miseria, víctimas del crimen organizado, las extorsiones y la corrupción, y se les ocurra recuperar la grandeza de su territorio, ya no con granitos de arena sino con granitos de pólvora”, dijo Del Paso el mismo día que se dio el anuncio del premio a su favor, el jueves 12 de noviembre de 2015, durante la ceremonia del reconocimiento Granito de Arena que le otorgó el Consejo Estatal para el Fomento a la Lectura del Estado de Jalisco.

El Maestro Emérito y Doctor Honoris Causa de la Universidad de Guadalajara entrega, a su vez, este Premio Cervantes a esas personalidades de su universo personal, literario y extraliterario del que no hablará el jurado que lo otorga: a su esposa, a sus hijos, a sus travesías académicas y laborales en Estados Unidos, Inglaterra y Francia; a sus primeras lecturas —a saber: Las mil y una noches, los cuentos de Emilio Salgari y las narraciones de Julio Verne—, a la vocación de leer que no se ha agotado en 80 años, a compañeros como el poeta Hugo Gutiérrez Vega y la agente literaria Carmen Balcells.

Que dibuje el Premio Cervantes una nueva sonrisa en un erudito que ha sentido la inquietud de explorarlo todo —hasta los secretos de la cocina mexicana, sobre lo cual también ha escrito— y en el ser humano que se ha sobrepuesto a todo: a las enfermedades, a la pérdida del habla, a un país que a ratos parece por completo hecho trizas.

Del Paso recibirá el Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes el 23 de abril de 2016 de manos del rey Felipe VI en una ceremonia en la localidad madrileña de Alcalá de Henares. El galardón está dotado con 125 mil euros.

Artículo anteriorExposición de la gráfica contemporánea en el CUCSH
Artículo siguienteDebaten sobre tendencias en educación en UdeG y el mundo