Cachetada a la historia

    259

    Día histórico el de la semana pasada. México campeón del mundo. Algo que no se puede, no se debe, soslayar. Hoy todos los medios de comunicación están al pendiente de estos nuevos “niños héroes”. Todos hoy sentimos un nacionalismo desbordante. Esos futuros jóvenes nos han demostrado que en México es mucho más importante –por lo menos en lo tocante a la cultura– el futbol que la política.
    Múltiples campañas de valores y de amor a la patria en los medios de comunicación, pero ninguna tan efectiva como la cachetada a la historia que un grupo de 22 inconscientes lanzaron, y nos dieron un motivo más para salir a festejar.
    “El 2 de octubre no se olvida” gritaban durante los festejos en la Minerva unos jóvenes. Qué diferente es este México de hoy. Qué diferente 2 de Octubre. Otra ironía del destino para con estos nuevos “niños héroes”. Una paradoja que probablemente parezca una nimiedad. Pero en época de elecciones, cuando vemos un discurso de victoria de Felipe Calderón en el que menciona el triunfo obtenido en Perú o miramos a Vicente Fox que recibe a los campeones del mundo en Los Pinos, es inevitable recordar que hace 37 años hubo una matanza.
    ¿Qué marcará el 2 de octubre en la historia? ¿una matanza, una victoria de Felipe Calderón o un campeonato del mundo? Cualquiera de las tres. Algunas serán agradables, otras repulsivas y unas más resultarán indiferentes para la mayoría. Pero la realidad es que tanto en la Plaza de las Tres Culturas como en la colonia del Valle y el Estadio Nacional de Lima la historia de este país ha sido cacheteada en un 2 de octubre.

    Javier Estrada Figueroa,
    estudiante del CUCEA.