Amor a la vida

    492

    Hola, mi nombre es Ana Reséndez, soy originaria de Culiacán, Sinaloa, pero desde hace 14 años vivo en Tijuana, Baja California.
    Hace unos días me enteré que salió una publicación que habla un poco del maestro Rigoberto Macías Martínez, quien impartió clases en la Escuela Regional de Educación Media Superior de Ocotlán.
    La publicación lleva por nombre: ‘’Un ejemplo a seguir’’  y fue escrita por Vladimir Hernández Enciso, a quien quisiera felicitar por esas palabras de aliento que nos brindó y decirle que estoy totalmente de acuerdo con él, de que “El profe Rigo” ha sido el mejor maestro que puede haber.
    Mejor conocido entre sus alumnos como “profe Rigo”, y mejor conocido para mí, como mi “tío Rigo”.
    Así es, el “profe Rigo” era mi tío, mi segundo padre, mi amigo, era una inspiración para mí y seguirá siendo una de las personas más importantes de mi vida.
    Lamentablemente él ya no se encuentra con nosotros, y su perdida ha sido algo muy difícil de poder superar. Pero nos dejó algo que nunca podremos olvidar: Su fortaleza, sus ganas de vivir y un inmenso amor por la vida.