“Yo no entrevisté a personas que no me interesaban”: Emmanuel Carballo

El tapatío en su vida logró retratar a los más grandes protagonistas de las letras de Latinoamérica, y cosechar otros tantos enemigos con sus críticas siempre agudas 

Emmanuel Carballo, el crítico literario, nació en el año de 1929 en Guadalajara. Sus conocidos de aquellos tiempos, entre otros, eran los poetas Ernesto Flores, Miguel Rodríguez Puga y Paula Alcocer. Le gustaba recordar la vieja Guadalajara, la de las antiguas casonas. “Ahora sabemos que estamos en Guadalajara por la Catedral y el Cabañas”, solía decir. Sus amigos lo recordaban bien. Paula Alcocer le decía de cariño Manuelito; y Rodríguez Puga, seco, afirmaba: “Conocí a Emmanuel Carballo cuando era Manuel Carballo Chávez…”. A la pregunta de cómo era Emmanuel por aquellos tiempos, contestó: “Un muchacho con inquietudes literarias. Enamorado como era natural a su edad. A su novia le dedicó un folleto que salió en una separata de Et Caetera”.

“La soledad esta vez tiene el nombre de Laura./ Laura hizo su entrada triunfal en vísperas de la pascua”. Poema “Segura soledad” de la plaqueta Amor se llama, (1951), a la que hace referencia Rodríguez Puga.   

La vida literaria de Carballo fue de rounds continuos. Siempre dijo, en voz alta, lo que pensaba o lo escrito fue con tinta china (valga el decir). Inolvidable es una entrevista que le hizo Elena Poniatowska en 1954 (incluida en: Emmanuel Carballo: Protagonista de la literatura mexicana). Ahí calificó a Villaurrutia como “un poeta decadente”. Comparó su poesía con el modisto anglofrancés Henri de Chatillon: “Fue un modista con ingenio”.  Al preguntarle “¿Y las poetisas?” Contestó: “Las únicas que valen son Rosario Castellanos y Enriqueta Ochoa”. “¿Y Margarita Paz Paredes?” “—Las paredes oyen y después escriben”, fue la respuesta. Posteriormente sostuvo la columna periodística El libro de la semana. “Y cada semana, como por milagro hacía un enemigo más”, comentó sobre ese periodo a Marco Antonio Campos en el año de 1986.   

De su variada bibliografía sobre literatura, se señalan dos de entrevistas a escritores. El primero: 19 Protagonistas de la literatura mexicana (1965). A la última edición de este libro (1986) se le agregó otra y al título se le suprimió, en consecuencia, el guarismo. “Una nueva protagonista —escribe Carballo en el prólogo— figura en esta segunda edición, Elena Garro, para mí la escritora más sobresaliente y modificante de las letras mexicanas de hoy en día”.

“Una de las mejores entrevistas que me han hecho —decía Juan José Arreola en su clase de taller literario— es la de Emmanuel Carballo. Protagonistas… es un libro para leer y aprender”. Otros escritores incluidos, son: Agustín Yáñez, Ramón Rubín, Rafael F. Muñoz, Nellie Campobello…     

19 protagonistas de la literatura mexicana es un libro-aluvión en el que dejé constancia de los autores que conocí, traté, dialogué con ellos, discrepé y aplaudí, desde el Ateneo de la Juventud hasta Carlos Fuentes”, sostuvo Carballo en la entrevista citada con Campos. Años después, en 1990, le confió a Armando Mora para Tribuna: “Para hacer una entrevista tienes que amar y conocer la obra del entrevistado”.

Otro libro de su autoría, Protagonistas de la hispanoamericana del siglo XX (1986), es “hermano gemelo” de Protagonistas… En este tomo se reúnen entrevistas con escritores latinoamericanos. Se citan: Alejo Carpentier, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Jorge Icaza… “Seleccioné a los protagonistas de acuerdo con mis preferencias literarias y políticas; tuve en cuenta, también, mis simpatías y diferencias subjetivas”, afirma Carballo en el prólogo.

Para la FIL 1987, fueron invitados Emmanuel Carballo y su esposa la escritora Beatriz Espejo. Los viejos amigos, más dos que tres talleristas, organizaron un desayuno en el Holiday Inn. Encabezó la comitiva Ernesto Flores. A la entrada le ofrecí mi brazo a Paula Alcocer y así llegamos al jardín donde se sirvió el desayuno. Ahí le escuché a Carballo afirmar que él fue uno los primeros en reseñar los cuentos de Arreola y Rulfo. El artículo aludido es: “Arreola y Rulfo. Cuentistas” (Revista de la Universidad de México. Marzo de 1954. UNAM). “Un crítico vale también por los escritores que descubre” (Marco Antonio Campos. Ídem).

El 29 de octubre de 1999, el CUCSH de la Universidad de Guadalajara le rindió un homenaje a Emmanuel Carballo en el auditorio Silvano Barba por “…sus setenta años de vida y cincuenta de fructífera producción literaria”. Recibió, en 2006, el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura. Ese mismo año ganó el premio de Periodismo Cultural Fernando Benítez. Dos años después, 2008, se le otorga la medalla Alfonso Reyes. Y, en 2009, gana la medalla de Oro de Bellas Artes.

Emmanuel Carballo murió el k14 de abril de 2014. Regresaban él y su esposa Beatriz Espejo, de Valle de Bravo. Un infarto lo sorprendió al llegar a su casa.

La portada de la segunda edición de Protagonistas… es una fotografía de un guante de box.

—Como si fueran rounds —, le comenté a Rafael López Castro, el autor de la portada. —Sí —contestó—, pero con pluma fuente y fina.   

Post Views: 699