Una visión diferente sobre la lucha Yaqui en defensa de su territorio

Karla Uribe, académica del DIS, produce el documental que dirige
la periodista tapatía Alicia Calderón

LAURA SEPÚLVEDA

No llegué para quedarme es el nombre del documental que relatará la historia de Mario Luna Romero, quien forma parte de las autoridades de la Tribu Yaqui, en Sonora, que desde hace años lucha por la defensa de su territorio.

La historia cuenta como el líder indígena después de ser encarcelado y recibir diversas amenazas se exilia temporalmente en Barcelona, donde busca otras formas de lucha internacional y experimenta una profunda reflexión sobre el origen y futuro de su pueblo milenario.

El documental es dirigido por la periodista Alicia Calderón, quien compartió que luego de una pausa generada por la pandemia se ha reanudado el trabajo para continuar con la producción.

“Estaba en la búsqueda de un tema que me permitiera seguir trabajando temas de México, desde mi condición de migrante, ya que actualmente me encuentro en Barcelona. En esa búsqueda me topé con la historia de Mario una de las voces más potentes del movimiento de la tribu Yaqui en defensa por su territorio. Él por un tema de seguridad y desgaste emocional por lo que implica ser activista en México, sus riesgos y miedos tenía una invitación a salir de México y venir a Barcelona”.

El documental pretende relatar la lucha de uno de los pueblos originarios más importantes de México, pero de manera distinta, desde un tiempo de exilio que, aunque fue temporal, fue una salida que en su momento el protagonista tuvo que hacer por una situación de alto riesgo.

“Es un relato distinto verlo afuera de su contexto y territorio y cómo lleva esta lejanía y el deseo de mantenerse en la lucha. Retomamos parte de su vida pasada y del por qué su lucha lo puso en situación de alto riesgo”.

Ahora los planes son viajar a Sonora para visitar la comunidad de Mario, lo que será la última parte del rodaje del documental, que en términos de logística será complicado por las cuestiones de seguridad para no poner en riesgo al protagonista.

“Este tema es uno de los terribles efectos de un mundo hipercapitalizado, del narcotráfico en los que no debemos de cansarnos de poner el foco. Hay un despojo permanente de las tierras, del agua, en general de los recursos naturales, que además no queda ahí, no sólo es el despojo de las tierras, sino que los activistas tienen que luchar por su vida, es un tema muy importante que no debemos de dejar de poner en las pantallas y trabajos periodísticos, es un problema vigente y lejos de solucionarse”.

Espera que el documental, con el que pretende dar la mejor aproximación al tema, quede terminado para finales de año.

Karla Tarcila Uribe González, académica del Departamento de Imagen y Sonido del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD),  productora del documental, desde hace varios años ha trabajado con Alicia, quien destacó el interés por abordar temas sobre derechos humanos.

“La mayoría del crew somos mujeres, eso nos gusta mucho, se dio de forma natural y el documental tiene una visión femenina y se nota en su línea narrativa. Cuando arrancamos decidimos iniciar con nuestra productora Pedal Producciones, que es una productora basada en los derechos humanos, la equidad de género y en lo que nos está tocando vivir, una revolución muy distinta quizás a hace 15 años y está padre ver como la mujer se empieza a integrar en todos los ramos cinematográficos, en todas las áreas vemos más mujeres”.

Otros de los proyectos en los que ha participado recientemente son la película Después dirigida por Sofía Gómez, que se filmó el año pasado y con Alicia tiene otros proyectos en desarrollo. 

Post Views: 905