Trabajo infantil impacta educación, seguridad y salud de menores

Las actividades laborales afectan el desarrollo cognitivo, afectivo y social, así como la personalidad y la formación de lazos comunitarios y familiares

El trabajo infantil impacta los procesos escolares de niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años en todo el mundo. En el caso de México, se caracteriza por el trabajo doméstico y labores fuera de casa respaldadas por los padres para contribuir en el gasto y en la cobertura de las necesidades. 

La profesora del Departamento de Psicología Aplicada del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), María Ángela Gómez Pérez, definió el trabajo infantil como toda actividad remunerada o no realizada al margen de la ley.

“Algunas actividades se desarrollan en condiciones peligrosas o insalubres que afectan a corto, mediano y largo plazo pues se violentan sus derechos y vulneran su salud física y mental”, detalló.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil del INEGI de 2019, la tasa de trabajo infantil es de 11.5 en la población mexicana de 5 a 17 años. Jalisco tiene una tasa 9.9 por ciento de acuerdo con la investigadora del CUCS. 

Las actividades laborales afectan el desarrollo cognitivo, afectivo y social y maduración en cada una de las etapas de crecimiento, la personalidad y la formación de lazos comunitarios y familiares.

 

“Los trabajos podrían detonar enfermedades de acuerdo con la edad y tipo de trabajo infantil porque las niñas, niños y adolescentes son menos conscientes de los riesgos potenciales, hay niños que trabajan en casa y que a veces un adulto en esa familia puede ser objeto de un abuso sexual infantil”.

Refirió otras actividades como el reclutamiento para las organizaciones criminales, que los manipulan para efectuar actividades ilícitas pues, al ser menores de edad, son canalizados a través de la justicia adolescente sin impacto contra la organización delictiva.

La también Coordinadora de los Programas de Lenguaje y en Educación de la Primera Infancia en el Instituto de Psicología y Educación Especial, informó que todas las niñas, niños y adolescentes deben tener un proceso educativo independiente de la situación económica.

Aunque el trabajo infantil es un asunto cotidiano por las necesidades familiares, dijo que las actividades deben ser remuneradas y de acuerdo a su edad para evitar futuros daños. 

“Una de las alternativas es ofrecer un trabajo no peligroso y de acuerdo a sus capacidades, con un periodo de una o dos horas para que cumplan con sus tareas escolares, una actividad de acuerdo con sus capacidades y edad».

Post Views: 1.528