Sexo virtual: lo que faltaba

3063

El ser humano ha encontrado en la internet nuevas formas de manifestar su sexualidad, mediante el denominado “cibersexo”, definido por algunos especialistas como la autosatisfacción sexual, vía el intercambio electrónico de mensajes escritos o visuales, eróticos y/o pornográficos.

“Desnúdate”, “tócate por encima del calzón” o “pasa tu lengua por los labios”, son algunas frases que podemos encontrar en los chats, escritas por quienes fantasean en una relación erótica o sexo virtual.

Algunos consideran esta opción como una forma de encontrar a su media naranja, una práctica sexual antienfermedades y antiembarazos, o un pasatiempo.

A esta manifestación de la sexualidad o el erotismo, que va en aumento, acuden tanto hombres como mujeres entre 18 y 40 años, afirman los especialistas, quienes además advierten sobre los riesgos a la salud mental de las personas que utilizan esta nueva tecnología como un recurso para evitar un contacto frente a frente.

Sexo por internet

Vasta es la información de sexo en internet. En el buscador Yahoo.com.mx pueden ser encontrados cerca de 21 millones de enlaces o páginas relacionadas con la palabra sexo. De estas, muchas remiten a contenidos pornográficos.

Sin embargo, de “cibersexo” solo existen 104 mil sitios en este buscador. En un primer vistazo, los resultados de la página inicial muestran contenidos pornográficos.

En Altavista obtenemos casi 21 millones de resultados cuando buscamos la palabra “sexo”. La primera página de sus portales está constituida por sitios de “sexo gratis”, mientras que de “cibersexo” hay 111 mil. Casi todos son lugares virtuales para encuentros sexuales.

En Google hay cerca de cuatro millones de páginas relacionadas con el sexo: 80 por ciento son pornográficas y el resto informativas. En torno a “cibersexo” ofrece 176 mil enlaces. Su primera página remite a seis sitios de pornografía y a cuatro de información.

Como vemos existe una alta oferta de páginas con contenido sexual en Internet, y el comercio tiene la batuta en su interior, pues muchas personas ofrecen servicios sexuales (tipo hot line), por medio de la webcam (cámara para realizar videoconferencias).

Este bombardeo sexual es visto por las nuevas generaciones como algo cotidiano, tanto que en los celulares pueden cargar imágenes de carácter sexual, aseveró la doctora María del Carmen López Zermeño, investigadora del Departamento de Salud Pública, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS).

“El internet está erigido como un espacio que pone en juego a lo sexual, que reta a los sentidos, las formas y el lenguaje de la sexualidad, aunque también existe una recreación de lo social”, afirma el maestro Edgar Gómez Cruz, de la Universidad de Colima, en su investigación “Cibersexo: ¿la última frontera del eros? Estudio etnográfico”.

¿Qué es el cibersexo?

Según datos obtenidos por la doctora López Zermeño, en una encuesta realizada a 230 estudiantes de enfermería, medicina y sicología, del CUCS, 37 por ciento había visto páginas pornográficas alguna vez, por curiosidad, gusto, equivocación, entretenimiento, placer, tareas, influencias o necesidad.

Al ser cuestionados en torno a si habían practicado cibersexo, cuatro por ciento dijo que sí, porque tenían oportunidad de concretar una relación sexual de manera virtual, porque divierte o lo consideran un nuevo método anticonceptivo.

Respecto a su opinión acerca del tópico, contestaron que es una opción más para practicar el sexo, aunque otros calificaron a esta actividad como desagradable y perjudicial para la humanidad.

“Ante todo esto, ¿cómo definir el cibersexo? La tecnología y los conceptos de sexualidad evolucionan rápido. Todavía no acabamos de comprender los ámbitos de la palabra género, cuando ya preguntan otros, como transexualismo o metrosexualismo”, refirió López Zermeño.

Para el doctor Osmar Matsuí Santana, investigador de sexualidad humana, del CUCS, el cibersexo es una conducta en la que, mediante una computadora, las personas establecen un vínculo erótico afectivo, por el cual pueden alcanzar niveles de respuesta sexual, como el deseo, la excitación, el autoerotismo, el orgasmo, etcétera.

La doctora Laura Flores González, sexóloga, docente e investigadora del CUCS, coincide con López Zermeño, pues asevera que aun sin haber una definición unificada del término “cibersexo”, éste ya es una actividad frecuente. Incluso algunos usuarios de internet lo utilizan como juego, vivencia, alternativa o pasatiempo.

Flores González mencionó que el cibersexo es utilizado con fines pornográficos, de explotación sexual o como actividad erótica entre adultos.

“Es una nueva opción para practicar la sexualidad erótica, la búsqueda de pareja y el autoerotismo, además de constituir una expresión más de la relación de pareja. Sin embargo, no existe una adecuada información en torno a esta práctica ni es una alternativa para personas que no saben establecer una relación frente a frente”.

Pero pero quienes lo practican, deben tener un conocimiento claro de lo que hacen, para no salir lastimados emocionalmente.

¿Cómo funciona?

El cibersexo tiene un enorme poder de atracción, gracias a que ofrece un acceso a millones de sitios, las 24 horas, además de que mantiene a los usuarios exentos de adquirir una enfermedad de transmisión sexual.

Si bien en algunas páginas electrónicas cobran por ver su contenido, en realidad resultan ser un fraude.

Con solo ingresar a salones de conversación o chats, alguien, de manera anónima, puede contactar a otra persona, de acuerdo con las características definidas por cada interlocutor en los perfiles.

Una vez que los participantes contactan a alguien, en las salas privadas intercambian imágenes, de manera consensuada mediante una webcam, así como mensajes escritos. De esta manera manifiestan, con lenguaje visual o escrito, su deseo sexual y erotismo.

Este es un ejemplo de una sala general de chat:

el_cabezon: alguna damita que quiera privado cam x cam mandar pv
EDGAR: hola pechy
calienTICO: PECHY CUAL ES TU MSN?
EDGAR : no quieres tener sexo pechy
pene erecto : TENGO CAM PECHY
pechy: estupido
curi : UNA CHICA QUE QUIERA SEXO
pene erecto ha salido de la sala
curi : HOLA PECHY
pechy: hola
erotic_caliente : alguien que quiera todo conmiugo
curi: QUIERES Q HABLEMOS EN PRIVADO?

La doctora María del Carmen López Zermeño, investigadora de relaciones sexuales y fuentes de información, mencionó que en este tipo de chats las personas experimentan un relajamiento cuando dicen qué sienten y qué quieren, por la seguridad de que nadie los ve ni los enjuicia.

“Sin embargo, al entrar en pláticas privadas con un interlocutor es necesario ser cuidadosos con la información que brindamos, porque si bien todo transcurre de manera anónima, no existe certeza respecto a la intención del otro ni en torno a que tan fidedigno es aquello que dice”.

Flores González agregó que no existen elementos para descubrir cuándo miente una persona. Tenemos una cultura que da prioridad a lo visual, es decir, solo dependemos de aquello que vemos. No utilizamos los otros sentidos ni la intuición junto con la experiencia.

“No hemos aprendido a interpretar el lenguaje escrito, pero además somos dados a confiar en todo lo que alguien nos escribe e incluso en las personas, aun cuando no están frente a nosotros. Creamos nuestra propia fantasía”.

De acuerdo con Matsui Santana, las personas se sienten más libres en internet, pues olvidan el rechazo que pudiera haber cuando alguien trata de establecer una relación de frente, además de que, en cuestión de segundos, pueden descartar a quien no desean conocer.

“Alguien que busca entablar una relación erótica por internet utiliza mucho su imaginación y la fantasía, hecho que refuerza el placer y transforma este momento en un autoliberador sexual, algo válido, siempre y cuando nadie resulte dañado”.

Ante la pregunta de si es una nueva forma de autoexploración sexual y de placer, López Zermeño contestó que han permanecido sin cambios, aunque “han surgido nuevas alternativas para encender o provocar el placer. La sexualidad es practicada de acuerdo con el contexto que rodea a los sujetos”.

Usuarios de chat opinan al respecto

— I Smell Your Sweat On My Skin… dice:
Una vez lo hize jajajaja, con web cam y todo el pedo. Fue una experiencia nueva, diferente, y menos personal. Es darle vuelo a la imaginación.. y en el cybersex te deshinibes y le dices a la otra persona lo k kieres ke haga y bueno. Al final queda una experiencia que tal vez no se vuelva a repetir. No es tan satisfactoria como cuando lo haces con alguien, pues ahí se avivan algunos sentidos.

–tnt1:
El cibersexo para mí es una forma de relación sexual pero donde los sentidos no participan, únicamente la mente es la que genera todo…Me llamo la atención por el anonimato, imaginar todo lo que te están diciendo… Antes lo hacía frecuentemente, ahora ya no.. Al final de la experiencia era chido haberse imaginado cosas con ayuda de alguien y viceversa, hacer que alguien se cachondee con lo que tu le digas….. Me dejo un buen sabor de boca claro siempre supe que era pura fantasía… no hay bueno o malo del cibersexo, es solo una experiencia.

El cibersexo no es para todos

Vivimos en una sociedad llena de estrés y represión. Internet ofrece una nueva forma de expresión de la sexualidad y brinda la posibilidad de “conocer de manera física o no a otras personas”, culturas o maneras de pensar la sexualidad, aseveró Matsui Santana.
Parece que el cibersexo constituye solo una forma de juego o de sexualidad alternativa, pero también hay algunos que conocieron a su pareja por este medio. Puede ser un recurso para alimentar un romance, tanto en línea como real, pero también los usuarios consideran a internet como una forma de sentirse cerca de otro individuo.

Sin embargo, algunas personas que tienen relaciones sexuales continuas por internet con una misma persona, llegan a desarrollar un sentimiento afectivo hacia esta, y de no resultar de su agrado, pueden surgir problemas emocionales y frustraciones, comentó la doctora Laura Flores González, sexóloga e investigadora del Departamento de Salud Comunitaria, del CUCS.

“El cibersexo no es para todos. Muchos adultos no estamos preparados para una búsqueda exitosa de nuestra pareja, ni para establecer relaciones en las que no podamos percibir o sentir más de aquello que vemos. Entonces, imagínate con esto”.

Los individuos deben obtener más información acerca de su sexualidad, para tener un mejor uso de este medio tecnológico. Sin embargo, de ninguna manera éste sustituirá a la comunicación personal y física, como tampoco a las caricias. Internet es solo visual, puro lenguaje escrito y audición, sin incluir a la parte kinésica, explicó Matsui Santana.

La investigadora del Instituto regional de salud pública, María del Carmen López Zermeño, recomendó que quienes tengan experiencias de este tipo, reflexionen qué satisfacción obtuvieron al compartir su fantasía sexual vía internet y si volverían a hacerlo.

Por otra parte, deben tener cuidado algunos individuos con tendencias de personalidad compulsiva, quienes suelen pasar más de 11 horas continuas frente a una computadora y dejar de lado sus tareas cotidianas.

¿El cibersexo constituye un desahogo para quienes han reprimido su sexualidad? En opinión de Flores González no es así, porque primero deben cambiar su actitud hacia la sexualidad, mediante un proceso terapéutico. Internet no cura, sino que representa una opción para quien maneja su sexualidad en forma responsable.

López Zermeño considera que el cibersexo no puede ser prohibido, pero propone brindar información, presentar límites, ventajas y desventajas de su práctica, así como realizar estudios respecto a su impacto en la salud mental.

Artículo anteriorEduardo Rodríguez Díaz
Artículo siguienteAcerca de los sexoservidores