En vacaciones cuidemos nuestra salud

Un buen descanso es algo esencial para mantener un equilibrio entre lo emocional y físico. Académico del CUCosta recomienda conectar con los hobbies o intereses personales como pintar, dibujar, aprender un instrumento o hasta cocinar

El estudio es una actividad que exige mucho esfuerzo, sea en el nivel que sea, se genera un cansancio y estrés a medida que transcurre el tiempo si no se lleva un descanso adecuado. A nivel universitario, esto puede exigir una mayor energía, pues muchos estudiantes se enfrentan no sólo al estudio y lo que conlleva, sino también a otras responsabilidades como el hogar o el trabajo.

Aprovechar las vacaciones para un buen descanso es algo esencial, de manera que el equilibrio entre la salud mental, emocional y física se verá reflejado en la calidad de vida y descanso del estudiante. Por lo anterior, se sugieren algunas pequeñas actividades o recomendaciones para trabajar en estos meses, y así lograr mayor paz y salud mental-emocional.

De acuerdo a Juan Carlos García Mata, profesor del Departamento de Psicología, del Centro Universitario de la Costa (CUCosta), debe haber una reconexión con uno mismo. Esto significa buscar la forma de conectar con los hobbies o intereses personales, aquellos que promuevan un bienestar y paz. Esto puede ser desde escribir, pintar, dibujar, aprender un instrumento o hasta cocinar, un deporte nuevo, etcétera, Lo importante es que sea parte de nosotros”, comenta.

La meditación es otra forma de promover la salud, pues se llega a un estado de relajación que ayuda a bajar los nivel de estrés que estén presentes. García Mata sugiere empezar poco a poco, desde 10 minutos al día para generar un cambio.

La escritura por sí misma es una forma de expresar los pensamientos, es una actividad de desahogo que ayuda a mejorar el estado emocional. “Cuando se tiene demasiadas cosas en la cabeza o hay mucho estrés, escribir es una forma de ayuda que aligera la carga y trae paz”, menciona Mata. Practicar esto cotidianamente ofrece un apoyo útil para manejar el estrés y, de igual manera, mejorar el estado de ánimo.

Además, en vacaciones muchas veces hay mayor tiempo libre, por ello García Mata recomienda mantener una rutina diaria. A pesar de no ir a la escuela, llevar a cabo una rutina ayuda a estabilizar los ritmos y a reducir la ansiedad en ciertos casos. Esto se puede realizar desde el hecho de planear los horarios de sueño, comidas y actividades recreativas. Asimismo, practicar regularmente ejercicio o algún deporte, es una manera de cuidar la salud.

En este periodo vacacional, es importante re-conectar también con la familia y amigos, por ello el especialista alienta a que se realicen actividades en grupo donde se pueda establecer una convivencia familiar o amistosa positiva, fortaleciendo las relaciones. Ir a la playa, de campamento, a comer, son sólo algunas actividades que se pueden emplear.

Por último, García Mata menciona que las vacaciones también se pueden aprovechar para expandir el conocimiento. Aprender un idioma, cursos de distintas índoles, nuevas habilidades, etc. Si bien se puede seguir estudiando, debe haber un equilibrio que promueva la salud y paz personal, pues es importante lograr que exista un cambio positivo que genere un mejor rendimiento académico y, a su vez, una mejor calidad de vida.

Este contenido es resultado del Programa Corresponsal Gaceta UdeG. Su objetivo es potenciar la cobertura de las actividades de la Red Universitaria, con la participación del alumnado de esta Casa de Estudio como principal promotor de La gaceta de la Universidad de Guadalajara.

MÁS NOTAS

Post Views: 497