Revive el eclipse total de sol 2024​

Noticias, fotografías, video y momentos clave alrededor del evento astronómico más esperado en los últimos 30 años

Pablo Miranda RamÍrez

Disfrutaron más de cuatro mil personas eclipse solar en el IAM​

El pasado lunes 8 de abril, en México se vivió un eclipse solar que oscureció completamente a ciudades como Mazatlán, Durango o Piedras Negras; sin embargo, en Guadalajara este evento tuvo una intensidad de 90 por cierto, que no fue suficiente para opacar a la ciudad, pero sí para sacar a cientos de tapatíos a mirar el cielo.

Desde temprano, los alrededores del IAM lucían llenos de gente a la espera de que se abrieran las puertas. No eran ni las diez de la mañana y cientos de curiosos ya se arremolinaban en la entrada, mientras, dentro del instituto se instalaban los últimos telescopios.

Esta vez no hubo gatos asustados, sino niños, adolescentes y adultos que esperaban su turno para observar el eclipse a través de alguno de los telescopios y filtros que instaló el IAM, ubicado en avenida Vallarta, en la colonia Arcos Vallarta.

GUSTAVO ALFONZO – Leopoldo Garnica

Galeria

LEOPOLDO GARNICA

video

El eclipse total de sol 2024 en 16 segundos

Reproducir vídeo

En eclipse, capturan paisaje sonoro de aves en Bosque La Primavera

aDRIÁN mONTIEL

Especialista en aves de la UdeG grabó aves a orillas del Río Salado durante el evento del lunes 8 de abril

Óscar Reyna Bustos y un equipo de colaboradores independientes se sumaron a la propuesta pública de la Universidad de Cornell y a un programa de la NASA para documentar el comportamiento de las aves durante el eclipse.

La metodología consistió en hacer grabaciones una hora antes del inicio, con periodos de grabación de cinco minutos y recesos de 15. Comenzaron a las 11:09 de la mañana.

“Antes del eclipse escuchamos garzas, algunos zanates y unas que les dicen matracas; además del vuelo de algunos cuervos, zopilotes y pájaros carpinteros y un gorrión serrano”.

Cuando disminuyó la intensidad de la luz, a las 12:09, que en Jalisco fue de 90 por ciento, se apagó la actividad. “Grabamos cinco minutos únicamente escuchando el incremento de la velocidad—entre cuatro y seis kilómetros por hora—, todas las aves se quedaron calladas. Tampoco escuchamos insectos, pensamos que habría grillos, pero la disminución de la luz no fue tan drástica como en Mazatlán”.

Al volver la luminosidad, cerca de las 12:30, se escucharon nuevamente y se reactivó paulatinamente el canto de las aves. Uno de sus colaboradores documentó que, al disminuir la luz en la ciudad, los tordos comenzaron a cantar como si fueran a dormir.

Las grabaciones capturadas con una grabadora y micrófonos profesionales se editarán y analizarán para analizarlas y subirlos a la plataforma de banco de cantos de aves de América de la Universidad de Cornell.

Post Views: 4.962