Reinaugurarán el Ágora Jenkins del CCU con proyección de “El acorazado Potemkin”

Instalan domo que cubre este foro e invitan al público al espectáculo este sábado 20 de enero, con la presentación en vivo de la Orquesta Filarmónica de Jalisco

Tras la instalación de una velaria de membrana textil de mil 813 metros cuadrados, a 18 metros de altura, el Ágora Jenkins del Centro Cultural Universitario (CCU) está listo para ser reinaugurado este sábado 20 de enero, a las 19:30 horas.

Esto, con la proyección de la película de culto El acorazado Potemkin, de Sergei Eisenstein, acompañado de la música en vivo de la Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), bajo la dirección de José Luis Castillo.

Los boletos se pueden conseguir en taquilla del Conjunto Santander de Artes Escénicas y en el siguiente enlace https://bit.ly/AcorazadoPotemkinOFJ.

El Rector General de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y Presidente del Patronato del CCU, Ricardo Villanueva Lomelí, dio a conocer que con esta adecuación del espacio inicia una nueva etapa en la oferta cultural del Ágora Jenkins.

“Este espacio tenía un alto potencial y a veces el Sol, la lluvia o el viento no permitían que en muchos horarios se pudiera aprovechar al máximo. Fue así que el equipo del CCU decidió hacer una inversión de cerca de 22 millones de pesos para la infraestructura que protege al ágora con esta techumbre”.

“Esta es una sala de cine más de la Cineteca FICG y que en las noches se llena de familias que se tiran en el piso a ver películas y se vuelve un espacio maravilloso”, indicó.

El Ágora Jenkins cuenta con un aforo de 669 personas; sin embargo, la presentación del sábado está pensada para mil 200 localidades, informó la Directora del Conjunto Santander de Artes Escénicas, María Luisa Meléndrez.

Esta función especial, con la OFJ, se logra en coordinación con la Secretaría de Cultura de Jalisco, cuya titular, Lourdes González Pérez, se dijo agradecida de colaborar en proyectos con la UdeG para que la comunidad se acerque al arte.

En esta pantalla gigante, al aire libre y con la OFJ es un combo que no se pueden perder. La orquesta retomará las sinfonías de Dmitri Shostakóvich, que habla de la rebelión y lucha de clases, a fin de ser una experiencia más completa”, dijo.

“Este es un proyecto extraordinario que muy pocas veces podemos ver musicalizado en vivo en nuestro país”, añadió González Pérez.

Además, durante la proyección, habrá una charla con Diego Zavala, quien dará información sobre la importancia de la película y del por qué es de culto en la historia del cine.

La Coordinadora de Comunicación de la Fundación Mary Street Jenkins, Alejandra Lerdo de Tejada, dio a conocer que el Ágora Jenkins ha recibido a 76 mil asistentes durante 176 funciones, realizadas desde 2017.

“La promoción artística aquí es única en su género y ahora, con la incorporación de esta asombrosa velaria, que podrá resguardar del Sol, permitirá la celebración de los magníficos eventos que habrán de realizarse”, externó.

Recordó que en este 2024 se celebran 70 años de labor en pro de la sociedad mexicana por parte de la fundación, con un impacto de 30 mil personas beneficiadas. 

“Ejemplos son el Agora Jenkins y también tenemos la Beca Jenkins del Toro, que apenas sacó su convocatoria, para quienes deseen estudiar cine en el extranjero”, informó.

Villanueva Lomelí agradeció a la familia Jenkins por el apoyo al cine mexicano que ha brindado durante décadas.

El viernes 19 de enero se realizará un ensayo general de la proyección del filme con la OFJ, donde el público serán personas de la comunidad de la UdeG, con el fin de acercar la oferta del CCU a estudiantes y trabajadores de la Casa de Estudio. 

La magia de una centenaria película de culto

El cineasta soviético Sergei Eisenstein demostró que con el cine se podía manipular el tiempo y el espacio con su filme El acorazado Potemkin, de 1925. 

En esta película muda, en blanco y negro, no sólo mostró lo convulso del levantamiento en masa de los marineros del buque Potemkin, hartos de los malos tratos de la Rusia zarista; también demostró que mediante el montaje de imágenes podía generar emociones diversas; en este caso, dramatismo.

La secuencia de la escalinata en el filme se convirtió en una de las más importantes en la historia del cine, ya que dicho director recreó la desesperación de civiles atacados por el ejército zarista, que culmina con la dramática caída de una carriola con un bebé por cada uno de los escalones.

Los cortes entre escenas hacen que el escape de las personas parezca eterno, con ritmos diversos que mantienen la tensión de la audiencia; todo gracias al “tiempo fílmico” que Eisenstein puso en el mapa de la producción cinematográfica. 

Con los fragmentos de las sinfonías 4, 5, 8 y 10 de Dmitri Shostakóvich, la OFJ imprimirá en vivo el asombroso dramatismo de esta película, que está a punto de cumplir 100 años de haber sido creada.

Post Views: 1.184