Realiza UdeG paro simbólico de labores para exigir un alto a la violencia

Exhortan a las autoridades correspondientes a asumir su responsabilidad

1177
Fotografía: Fernanda Velazquez

Alrededor de 600 trabajadores del edificio de Rectoría General de la Universidad de Guadalajara (UdeG) realizaron un paro simbólico de labores de 15 minutos en la explanada, para sumarse a la exigencia de paz, ante los altos índices de violencia que se viven en el estado y el país.

A esta iniciativa de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), mediante su Presidenta Zoé García, se sumaron de forma voluntaria estudiantes, trabajadores académicos y administrativos de toda la Red Universitaria, en sus respectivos planteles.

El Vicerrector Ejecutivo, Raúl Solís Gadea, agradeció la solidaridad de los universitarios en este momento tan difícil para Jalisco y para la universidad.

Fotografía: Fernanda Velazquez

“No hay palabras para expresar un consuelo a las familias, amigos, compañeros que están sufriendo por la ausencia de cinco jóvenes, de los cuales uno es universitario; pero todos son jóvenes jaliscienses. Lo menos que podemos hacer es un acto de indignación, de protesta por esta situación tan complicada que no nos merecemos las y los jaliscienses. Esperamos que la sociedad entera despierte y los gobernantes asuman su responsabilidad en todos los niveles de gobierno, y que de manera solidaria sociedad y gobierno hagamos algo por resolver esta situación de tanta intranquilidad”, señaló.

El Secretario General de esta Casa de Estudio, Guillermo Gómez Mata, expresó que los hechos son tan contundentes, bestiales y brutales que no se encuentran adjetivos para la barbarie que enfrentamos.

“Desde esta universidad que somos una comunidad de paz, exigimos a todos los actores de gobierno que tienen las condiciones de hacer frente a esta inseguridad y violencia que rebasó cualquier nivel de tolerancia, que cumplan con la responsabilidad que cada quien tiene”, dijo.

Fotografía: Fernanda Velazquez

A la sociedad le pidió que no se acostumbre a estas situaciones, ya que se han superado todos los límites y pareciera que no aceptamos que tocamos fondo hace mucho tiempo; por lo que, como universidad, se deberá seguir trabajando con optimismo e indignación.

“Desde que supimos de esta situación de Lagos de Moreno no puedo con la tristeza, y no he podido desde ese día trabajar y hacer una vida normal, porque esto ya no puede seguir siendo normal. Esta universidad tiene que seguir adelante y ser parte de esa voz de los que ya no tienen voz. Ojalá sea el inicio de una reflexión personal, en casa, en oficinas, de qué tenemos que hacer cada quien en el día a día para darle la vuelta a esto; si no es por la vía de la educación y el trabajo duro, no se cómo le vamos a dar la vuelta a este tema”, declaró.

Para el turno vespertino se tiene programado otro paro simbólico de actividades a las 16:00 horas.

Artículo anteriorPromueven el debate ambiental entre universitarios con Cumbre Climática Juvenil
Artículo siguienteCartón Jis