Raúl Aceves, el mago de la palabra

Poetas y amigos rindieron un homenaje al poeta en un evento organizado por el Centro Documental de Literatura Iberoamericana Carmen Balcells

2286

Por su trayectoria de escritor, el Centro Documental de Literatura Iberoamericana Carmen Balcells celebró el cuarto aniversario de su fundación con un homenaje al poeta Raúl Aceves Lozano, ganador del Premio Jalisco 2020 en la categoría de Literatura.

El poeta Jorge Orendáin describió a Raúl Aceves como el amigo de tres kilómetros de amistad y poesía, y con quien se pueden tomar tres mil tazas de café. “Es el hombre que toca las aves de la mañana cada vez que el caracol interno de su oído le revela los secretos de la poesía. Es también un habitante que vive constantemente en la respiración del poema. Si conversas con él, debes de tener a la mano una red para atrapar toda esa sabiduría que transmite, incluso cuando está callado”.

Lo definió como el mago de la palabra, el poeta de los símbolos, de la brevedad contundente; el hacedor de imágenes, el coleccionista de asombros y el gran investigador de lo cotidiano.

El poeta Óscar Tagle reconoció a Raúl Aceves como poeta, investigador, periquetero, “coleccionista de mariposas de fuego, amigo, el caminante que ama sus zapatos en el día, viajero permanente”.

“Raúl Aceves no sabe a dónde va, pero sabe cuándo ha llegado, y cómo no, si su primer exilio fue nacer —agregó Tagle—. Raúl es abuelo del niño que fue. Es un equilibrista. Duerme en un mundo, mientras está despierto en otro, como si su alma fuera un papalote. Sus palabras son como grillos escondidos en la loma para ver qué mano las atrapa, pues sabe que las palabras son llaves que abren las infinitas puertas de los corredores”.

El poeta Luis Medina Gutiérrez declaró que la poesía es la suma irrenunciable de todos los tiempos, acto lúdico e irracional de la memoria que se puede encontrar en la caja de poemas de Aceves.

“En la poesía de Raúl Aceves encontramos el perfil del hombre. Sus fragmentos vueltos asombro; sabiduría y humor en aforismos; irreverencia, locura, sátira y diversión en diálogos, dislocaciones y antiaforismos. En su poesía está la determinación del juego en las palabras para incendiar el alma y abrir los ojos al mundo del jardín de los símbolos”, agregó Medina Gutiérrez.

La poeta Guadalupe Morfín describió a Aceves como un ser de luz y bondad, que camina por las calles de Guadalajara como una procesión espiritual; enriquece la vida ciudadana y propicia armonía y paz. Y lo felicitó porque por su quehacer poético recibió el Premio Jalisco 2020.

La escritora y académica del CUCSH, Teresa González Arce, se sumó a las felicitaciones y describió al homenajeado como un hombre dulce. Dulce María Zúñiga, académica del mismo plantel, externó su satisfacción porque Aceves haya sido reconocido por su trayectoria poética.

Al homenaje se sumó el poeta Luis Vicente de Aguinaga, quien se dijo admirado por Las arpas del relámpago, libro de Raúl Aceves, y en general por sus libros, diccionarios, relatos, aforismos y poemas. Dijo que en todos sus recuerdos sobre el poeta homenajeado están sus rasgos de humor que le son propios.

Raúl Aceves aprovechó el homenaje para presentar a su “último hijo”: Poemas del hombre silvestre.

“Acaba de nacer, me lo entregaron hace dos días”, informó.

El libro, publicado por la Editorial Universitaria de la UdeG, es una antología poética que abarca de 1982 a 2012. “Abarca como treinta años de poesía. Estoy muy contento. Es el libro más grande que me han hecho, y espero que próximamente se presente”, anunció.

La literatura para Raúl Aceves es un medio para expresar lo que piensa y siente. Le permite el autoconocimiento, trascender la soledad y establecer una comunión con un lector o un crítico literario, por eso sigue escribiendo, dijo. Su trayectoria, forjada a través de una vocación firme, le hizo acreedor al Premio Jalisco 2020.

El también académico del Departamento de Estudios Literarios, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), donde ha trabajado por 31 años, empezó a escribir por influencia de sus profesores de preparatoria, en el Instituto de Ciencias.

Posteriormente, en el ITESO conoció a otros profesores, quienes lo reafirmaron en el camino y le despertaron una gran sed por la lectura y la escritura. Su primera obra publicada fue una plaqueta de poesía titulada Cielo de las cosas devueltas, que data de 1982.

Como escritor, la poesía es su eje más importante, pero confiesa que empezó a escribir poemas y cuentos. Como sus colegas y contemporáneos eran poetas, eligió dedicarse a este género de manera preferente y, al pasar el tiempo, volvió a recuperar su gusto por el cuento.

Explicó que los conocimientos en poesía lo han ayudado también a desempeñarse en la prosa, y considera que los conocimientos pueden ser trasladados de un género a otro. “La regla cambia, pero el manejo del lenguaje sigue siendo el mismo. Se utiliza la imaginación, los sonidos del texto, el ingenio y la riqueza en el léxico”.

Hasta el momento ha perdido la cuenta de los libros que ha escrito, pero calcula que son más de 30, y como escritor reconoce la influencia que sobre él han ejercido los poetas Pablo Neruda y César Vallejo; y los escritores Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez, Juan Rulfo y Macedonio Fernández, ente otros.

Raúl Aceves nació en Guadalajara, el 9 de diciembre de 1951. Entre sus obras publicadas se encuentran Poesía y chamanismo: ensayos de etnopoética (2018), Expedición al ser (1989), El jardín infinito (2006), Más acá del más allá (2008), Desaforismos (2012), entre otros. Además, ha impartido talleres en la licenciatura de Escritura Creativa, en el CUCSH, así como en la Escuela de Escritores de Guadalajara (SOGEM).

Artículo anteriorLa FIL también es deporte
Artículo siguienteLlega la FIL Guadalajara, también en podcasts