¿Qué es ser feminista hoy?

Ser feminista va más allá de sólo pertenecer a un movimiento o colectivo. Es también una lucha por los propios derechos desde lo cotidiano, señala la académica Guadalupe Moreno González

14063

Si bien el movimiento feminista se puede considerar como un movimiento clásico, porque surge a principios del siglo XX y desde ahí a nivel internacional se vienen generando varias movilizaciones, las categorías de cómo identificar un movimiento también vienen cambiando con las nuevas situaciones.

“Hay una reconceptualización, es algo mucho más complejo, porque el ser feminista implica también una identidad, implica una lucha por los propios derechos, y es algo transversal. No solamente es pertenecer a un movimiento, o a un colectivo y a partir de ahí te generen los derechos, sino que es una lucha en lo cotidiano, donde te identifica tu manera de pensar, los roles que se te asignan, pero también los que tú decides tomar”, declara la especialista y miembro del Cuerpo Académico Movimientos sociales y Sistema político en América Latina y Europa, Guadalupe Moreno González.

¿Hay una mala lectura de lo que es ser feminista?

Es algo complejo, y creo que se tiene también, tal vez, una mala lectura, porque en ocasiones, cuando se habla de feminismo, se ve como un estigma: las radicales, aquellas que están en contra de lo que es la masculinidad y de todo aquello que tenga que ver con el género; y creo que esto trasciende más allá.  Lo que está actualmente en boga no solamente es que tú tengas un derecho político, de votar y ser votada, de que si hay una cuota de género, de que si hay oportunidades reales en equilibrio y en equidad salarial, de que se respete el derecho de tu cuerpo, de tener o no un bebé, de tatuarte o no, de mutilarte; sino que va más allá en el sentido del respeto del ser. Es complejo. No se puede tener una sola bandera y no tiene una frontera.  

 Y en ese sentido, ¿cómo ves el movimiento feminista en México en la actualidad?

Ahora, con lo de la marcha nacional del 8 de marzo, me pregunto ¿por qué no se había organizado algo así? Sí tuvimos una situación, hace años, con las muertas de Juárez, situaciones críticas de feminicidios en Tamaulipas y Jalisco, que no se catalogaban como tales, sino como crímenes pasionales. Creo que es una gran oportunidad que ahora se rompan esas barreras y nos identifiquemos como personas. Lo que sí me hace un poco de ruido es cuando vienen esas posiciones radicales de mujeres que dicen que “ellos son los malos del cuento”, porque si tocamos ese extremo estamos también violentando al otro. Es un asunto cultural. El movimiento tiene una gran oportunidad de definir cuáles van a ser esas demandas por las cuales nosotros estamos luchando, de justicia por el elevado número de mujeres violentadas, de feminicidios y la discriminación, así como la invisibilidad de muchas mujeres. Es exigir para que las autoridades y el Estado cumplan con la responsabilidad que tienen, pero que también las propias mujeres, en lo cotidiano, reflexionemos sobre la educación y los valores que debemos dar cuando tengamos hijas e hijos. Como mujeres tenemos una gran oportunidad para alzar la voz en lo cotidiano.

¿Qué opinas del paro nacional, de un Día sin mujeres?

Es una gran oportunidad de que el movimiento tome fuerza, y si bien no sabemos qué ocurrirá el 10 de marzo, lo que sí creo importante es que la sociedad en general y quienes participemos tendremos una experiencia distinta, una forma de ver la vida diferente, y verla como una oportunidad para que poco a poco generemos, en lo cotidiano, el cambio para reivindicarnos.  Es lamentable lo que sucede con la violencia y lo peor de todo es que lleguemos a normalizarla o justificarla. Es lamentable que cuando denuncias, se diga: es que sólo te jalaron el cabello, o sólo recibiste una cachetada; entonces, el Estado sí debería actuar con medidas, capacitar desde los altos funcionarios hasta el policía. Es un trabajo arduo, pero en la medida en que estemos más conscientes y más unidas de lo que sí queremos, será en beneficio de todas y de todos.

Eres una de las coordinadoras del libro Cien años de feminismo en Jalisco, podrías hacer un recorrido por este valioso documento editado en 2018.

Es un esfuerzo  de varias académicas y académicos de la UdeG por brindar sustento teórico a las reflexiones que se hicieron en 2017, en una actividad en el Congreso de Jalisco, en el marco del Día Internacional de la Mujer. Se trata de un documento que, por un lado, con toda la parte histórica, busca visibilizar a aquellas mujeres que lucharon a fines del siglo XIX y en el XX, en diferentes vertientes, si no como un movimiento feminista sí con acciones en favor de las mujeres. Y, por otra parte, se reflexiona sobre las diferentes movilizaciones que se han venido generando a partir del 68, donde la mujer se empieza a involucrar más para lograr derechos e igualdad. Y en una última parte, destaca dos artículos, uno que tiene que ver con los NO nombres, un análisis de cómo sí hay una invisibilización de los hombres desaparecidos, ésta es mucho mayor en mujeres; y el otro aborda una prospectiva de lo que falta por hacer y donde las investigadoras hablan de la importancia de un cambio de cultura en los diferentes sectores de la sociedad.

 

Artículo anteriorCombatirán machismos desde las aulas
Artículo siguiente«Los lobos», manada universitaria triunfa en Berlinale 2020