Ozonoterapia, ¿efectiva contra la COVID-19?

Aunque hay antecedentes en los que parece que esta terapia obtuvo buenos resultados in vitro y en el combate de enfermedades virales, no existe evidencia científica y contundente que apoye que sea efectiva para COVID-19. Además de ser muy costosa, si mal aplicada puede incluso tener efectos contraproducentes letales

3061

A pesar de que no hay evidencia científica contundente de que exista un tratamiento efectivo para atender la enfermedad de la COVID-19 en el mundo, en diversas páginas de internet se publicita a la ozonoterapia para atender a pacientes de este temible virus; sin embargo, en manos de personas no capacitadas este procedimiento podría producir la destrucción de glóbulos rojos y daños colaterales.

Esto lo advierte Antonio Gerardo Rojas Sánchez, coordinador de la carrera de Terapia Respiratoria en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud y Jefe de Neumología y Fisiología pulmonar del Antiguo Hospital Civil Fray Antonio Alcalde.

“Esta terapia de ozonoterapia no es nueva, se ha usado en otras enfermedades virales como hepatitis, fue usado en pacientes y disminuía la carga viral, también en VIH y algunos de casos de ébola. Sí hay antecedentes en los que parece que fue efectivo. Pese a estos antecedentes no existe evidencia científica y contundente que apoye que sea terapia efectiva para COVID-19”, aclaró Rojas Sánchez.

Esta terapia se ofrece en redes sociales como un tratamiento para enfermos de COVID-19 con precios que oscilan entre los 25 y 35 mil pesos por sesión, en clínicas particulares.

Rojas Sánchez explica que el ozono es un gas que tiene ciertas propiedades porque se integra de tres moléculas de oxígeno, provoca oxidación y aparentemente hay quienes creen que a través de ese proceso se puede inhibir la reproducción viral en caso de coronavirus.

“Hay quienes sostienen que el ozono puede oxidar la capa de lípidos del que se constituye el SARS-COV-2 y por ahí está la hipótesis que puede disminuir la replicación viral. Sin embargo, los efectos que puede tener el ozono pueden ser contraproducente, generar hemólisis, que es destrucción de glóbulos rojos”.

Esta técnica es costosa, cada sesión cuesta entre 30 o 40 mil pesos, y si mal aplicada puede provocar hemólisis, es decir pérdida de glóbulos rojos. Foto: Internet

Señaló que por ahora se han encontrado evidencias, no en estudios con pacientes, sino preclínicos, donde las moléculas de ozono incrementan la capacidad de los glóbulos blancos para producir una defensa contra virus o bacterias.

“Pero en pacientes no hay evidencia contundente. Solo in vitro, es decir a nivel molecular y de estudios laboratoriales, ahí si hay hallazgos de aumento de inmunidad. Además también disminuye las células inflamatorias. Esta cascada de aumento acelerado de células inflamatorias del COVID, hay quienes sostienen que podría disminuir con la terapia con ozono. Pero faltaría más para poder ponerlo como tratamiento efectivo”.

Explicó que esta técnica es costosa para la población en general, pues cada sesión cuesta entre 30 o 40 mil pesos y se requieren cuatro o cinco sesiones para ver resultados.

“Si las personas que usan esta terapia no tienen experiencia en la concentración de ozono los efectos colaterales pueden provocar destrucción de glóbulos rojos. Es delicado y costoso para la población en general. Hay que alertar a la población porque es una terapia no comprobada, los efectos contraproducentes pueden ser letales”.

Por ahora los países con mas experiencia en la ozonoterapia son Brasil, España y Rusia que la han usado para otras enfermedades virales.

Artículo anteriorCartón Falcón
Artículo siguienteTapalpa, donde las fuentes cuentan leyendas