Ofrece el SEMS alternativas para evitar deserción escolar

La transición a la educación virtual dejó un alto índice de reprobación en el ciclo 2020-B por lo que se disponen opciones para evitar que los alumnos abandonen sus estudios

6960
Fotografía: Jonatan Orozco

De acuerdo con el Sistema de Educación Media Superior (SEMS), durante el ciclo 2020-B se alcanzó un 23 por ciento de reprobación de estudiantes por distintas causas. Entre ellas: falta de recursos, necesidad de trabajar, por falta de equipo y/o conexión a Internet.

Ernesto Herrera Cárdenas, secretario académico del SEMS, acotó que en total son 37 mil 260 estudiantes en esta condición. El indicador obtenido que puede condicionar al aumento de la deserción escolar es un poco superior a lo usual en años anteriores en las Prepas UDG, que era del 16 al 17 por ciento.

Anteriormente, el patrón indicaba que los alumnos reprobaban una o dos asignaturas máximo. Hoy, el fenómeno de la reprobación llegó en algunos casos hasta la totalidad de los cursos en un solo semestre, con un mínimo de dos cursos por ciclo, apuntó.

Por lo anterior, el SEMS elaboró y presentó el Programa para la recuperación de trayectoria escolar del nivel medio superior 2021, con la intención de evitar la deserción escolar tras haber reprobado una o algunas asignaturas durante el ciclo 2020-B.

Al programa pueden adherirse jóvenes tanto del Bachillerato General por Competencias (BGC), de los Técnicos y Tecnológicos, como del General por Áreas Interdisciplinarias (BGAI), a pesar de que este último tiene costo para los estudiantes por unidad de aprendizaje.

Sin embargo, la alternativa planteada busca la regularización académica de los alumnos para evitar la deserción sin costo adicional para ninguna modalidad.

Los interesados en participar en dicho programa deberán acercarse a la Coordinación Académica de su escuela y consultar las alternativas disponibles: presentación de producto integrador, aplicación de examen general o tutoría académica.

El producto integrador será definido en forma y contenido por la academia correspondiente, con base en las competencias específicas a desarrollar en el curso. Al alumno que opte por esta alternativa para recuperar un curso, se le otorgará un plazo de hasta ocho semanas para la presentación del trabajo, con dos tutorías académicas previas de carácter obligatorio.

El examen general, por su parte, se basará en una guía elaborada por la academia correspondiente donde se contemplan los contenidos esenciales del curso. El estudiante contará con apoyo del plantel para aclaración de dudas y del contenido de la guía; la evaluación será programada con un mes de antelación.

Los estudiantes que hayan atendido por lo menos el 50 por ciento del curso contarán con un tutor académico para asesoría y acompañamiento durante la revisión de la guía del examen general. En este caso, ambos determinarán el momento en que se encuentre listo para presentar su evaluación.

Por otra parte, en caso de que el estudiante no haya atendido ningún apartado del curso de alguna unidad de aprendizaje se abrirá la posibilidad de que el estudiante se incorpore a los cursos de la unidad de aprendizaje, sin considerársele como repetidor; será alumno regular.

También podrán optar por cursos remediales cuando el alumno tenga una o dos unidades de aprendizaje reprobadas: estarán diseñados para cursarse de forma intensiva, siempre y cuando el alumno se comprometa a completarlos en tiempo y forma. Los cursos remediales se implementarán en línea, con por lo menos una sesión virtual al mes (por videoconferencia), en la que se les proporcionará asesoría y retroalimentación a los inscritos.

Asimismo, los jóvenes que presenten las condiciones de este escenario podrán elegir la aplicación del examen.

Quienes hayan solicitado baja voluntaria o sean irregulares podrán aplicar tanto la incorporación a los cursos de las unidades de aprendizaje que adeude o la alternativa de los cursos remediales.

Herrera Cárdenas invitó a que los padres de familia se involucren más en la educación de los hijos y aseveró que como parte del compromiso que adquieran los jóvenes con este programa, se requerirá la firma de los padres o tutores del alumno.

«Si bien la institución está haciendo un esfuerzo para brindar esta opción, se espera el mismo involucramiento de los padres de familia y de los propios estudiantes».

Artículo anteriorCartón Jis
Artículo siguiente«Centinelas de la Salud», la lucha por la vida