Muestran a la literatura como impulso en las relaciones diplomáticas

Como parte del programa literario de la UE como invitada de honor en FIL 2023, escritores debatieron sobre la construcción de puentes en la diplomacia internacional

La literatura en todas sus manifestaciones y géneros no sólo tiene el poder de transmitir historias, expresiones y sentimientos, sino que puede convertirse en un puente para construir y afianzar las relaciones diplomáticas entre naciones.

 

En esto coincidieron escritores que han sido embajadores culturales en la Unión Europea (UE), durante el panel “Puentes entre culturas: escritores diplomáticos, diplomáticos escritores”, que forma parte del programa literario que trae ese conjunto de naciones a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) 2023.

 

En la Sala 6 de Expo Guadalajara, seis creadores y creadoras dialogaron sobre cómo su labor contribuye a entender las necesidades e intereses entre naciones.

 

Ersi Sotiropoulos, novelista, cuentista y poeta de origen griego, autora de Lo que queda de la noche, dijo que ante una realidad compleja se puede encontrar un escape para que la literatura dibuje otra realidad.

 

“Ser escritor es un acto de resistencia y la escritura es acción, es un idioma de resistencia frente a lo que está sucediendo alrededor de nosotros. La función de un escritor en tiempos de crisis es escribir”, dijo.

 

Su obra ha sido traducida a distintos idiomas y obtenido galardones como el Premio Nacional de Literatura en su país, el Premio de la Crítica Literaria, el Premio de la Academia de Atenas, así como el Premio de Poesía Dante Alighieri.

 

Kai Aareleid, escritora de Estonia, destacó que la escritura es necesaria en lo personal y en lo colectivo porque da sentido a los horrores.

 

“Si pensamos en los horrores y guerras escribir es un acto de resistencia, porque lo que hacemos permanece después de todos los terrores. Al dar sentido a lo que ocurre en el mundo desde el nivel personal al colectivo, escribir es resistir”, subrayó.

 

Además de ser reconocida por sus libros de poemas, novelas y relatos cortos, también mantiene una carrera como traductora literaria del finés, inglés y español al estonio, compartiendo sus experiencias con estudiantes universitarios.

 

Frank Westerman, escritor y periodista neerlandés, definió y situó la función del escritor en contraste de los “Ingenieros del alma”, como los llamó José Stalin, que eran escritores soviéticos dedicados a la escritura de producción que resultan aburridos.

 

“Y cuando hay escritores talentosos que escriben sobre la realidad socialista en un esfuerzo colectivo como el de Maximo Gorki y otros autores que narran cómo les fue con la censura y el terror del Estado y cómo sobrevivieron”, contó.

 

Actualmente se desempeña como escritor de libros de no ficción como Ingenieros del alma, El caballo perfecto del hermano Mendel La comedia cósmica.

 

Destacó la dicotomía de la escritura como un arma poderosa, pero también peligrosa. “Ante el dilema de que la pluma es más fuerte que la espada, también es posible pensar que la pluma puede matar más que la espada”, apuntó.

 

El escritor mexicano Jorge F. Hernández dijo que suele ocurrir que un escritor que ha sido comisionado para crear una obra, pero que ésta, al ser crítica, se le suele “cortar la cabeza”, por ejemplo, exiliándolos. Sin embargo, dijo, son las propias letras y cultura del país de origen lo que permiten generar puentes con las otras naciones.

 

“La confianza que tenía de aceptar un puesto diplomático fue que tenía conocimiento de los autores que había leído, a Alfonso Reyes, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Rosario Castellanos; todo eso me permitió definir que muy por arriba de la relación diplomática también está la comida, la cultura y la música. A mí me tocó confirmar que los puentes culturales bien cimentados en la palabra están muy por encima de las ocurrencias”, explicó.

 

El moderador de la mesa, Nicolás Berlanga, embajador español en la República del Congo, anteriormente embajador en Somalia, aclaró el tema de la mesa compuesta de viajeros o gente curiosa con la oportunidad de traspasar las fronteras a través de la diplomacia y la escritura.

 

“El propósito es establecer puentes y de hacer irrelevantes las fronteras, y en vez de emplear fuerzas para erigir fronteras, hacerlas irrelevantes en esta sesión”, finalizó.

 

Recalcó que la UE tiende a generar alianzas que por medio del diálogo generan un terreno de entendimiento.

El arte y la maestría en el manejo de los materiales son parte de la exposición Dimensión temporal en la escultura, inaugurada en el Museo de las Artes (MUSA) de la Universidad de Guadalajara. 

Se trata de una retrospectiva de piezas creadas desde la década de los 90 a la fecha, por Dolores Ortiz, profesora investigadora del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño. 

La muestra se compone de esculturas talladas en piedra caliza, piezas en madera de parota, cedro, nogal, caoba, sabino, madroño; así como en obsidiana y turquesa. También se pueden apreciar xilografías y joyería de plata con piedras y gemas.

Post Views: 1.149