Lepra al acecho en Chapala

1073
070329 CIUDAD Y REGION LEPROSOS. CASO DE UNA FAMILIA CON LEPRA EN LA COLONIA BASILIO BADILLO EN LA ZONA DE LAS LADRILLERAS EN EL MUNICIPIO DE TONALA, QUIENES HAN TOMADOR CARTAS EN EL ASUNTO PARA LA ATENCION DE LOS ENFERMOS FOTO IVAN GARCIA GUZMAN

En 20 años podrían volver a presentarse casos de lepra o hanseniasis en zonas donde la enfermedad está controlada, como la ribera de Chapala, informó Manuel Sandoval Díaz, coordinador estatal del programa de microbacteriosis, de la Secretaría de Salud Jalisco.
El también maestro en ciencias de la salud pública por la máxima casa de estudios de Jalisco, explicó que la bacteria que causa la lepra puede durar en un organismo sin manifestarse hasta 20 años. “Transcurrido ese tiempo, no creo que logremos erradicar la enfermedad, porque eso implicaría que ya no hay ningún caso, ni una sola bacteria causante en todo el país. Todavía falta tiempo para que esto suceda”.
Señaló que en 1990 había más de tres mil casos de lepra en el estado. La ribera de Chapala era una zona endémica, con seis o siete por cada 10 mil habitantes, pero en 1994 muchos municipios dejaron de serlo, porque a partir de 1990 se trató a los enfermos con poliquimioterapia.
El tratamiento para curar la lepra es gratuito, puesto que el medicamento lo dona la Organización Mundial de la Salud.
Jalisco todavía tiene 20 municipios con enfermos de lepra y tres con tasa mayor de uno por cada 10 mil habitantes (hasta el año pasado, Cihuatlán, Tomatlán y Cabo Corrientes). En 2006 cerró con 59 casos en tratamiento, de los cuales 32 fueron nuevos.
Hasta septiembre del año en curso, el registro fue de 17 casos nuevos y de 14 personas curadas. En total, 62 en tratamiento.
En el OPD Hospitales Civiles hay alrededor de 50 pacientes que tuvieron o tienen la enfermedad, los cuales van a revisión médica o tratamiento. Algunos han recaído. Fueron curados, pero volvieron a infectarse, informó Tranquilino Humberto Guillén, jefe de dermatología del Hospital Civil de Guadalajara.
La lepra es una enfermedad infecciosa, la menos contagiosa de todos los padecimientos del mismo tipo. Para que una persona pueda adquirirla, necesita mantener contacto estrecho y prolongado con un enfermo, coinciden los dos especialistas.
Hay dos tipos de lepra considerados por la Secretaría de Salud: la pausibacilar y la multibacilar. La primera es curable en seis meses con tratamiento. En la segunda, el tratamiento dura dos años, después del cual debe estar bajo vigilancia médica durante cinco años.

Manifestaciones
Las manifestaciones, coinciden los galenos, son lesiones únicas y múltiples, siempre asociadas a trastornos neurológicos, como anestesia, debilidad y parálisis muscular.
La lesión cutánea puede ser tan simple como un cambio discreto de color. Otras veces se presentan manchas rojizas, planas, de tamaño variable y de forma regular, cuya característica generalmente es que en la zona de la mancha no existe dolor, es decir, hay reducción de la sensibilidad, sudoración y el vello desaparece. Los sitios más comunes son la cara, donde afecta cejas y pómulos; la espalda y parte externa de las extremidades.
Manuel Sandoval Díaz indicó que la enfermedad es cada vez menos manifiesta y las personas no le dan mucha importancia. “A veces la gente no se da cuenta que tiene lepra, porque aparece una lesión en la espalda y siempre está cubierta. Detectan la enfermedad casualmente, gracias a una consulta médica”.

A cualquier edad
La bacteria que ocasiona la hanseniasis es la Mycobacterium leprae. En el ambiente no puede vivir, porque no resiste y muere. Uno de los animales que portan la bacteria, pero posiblemente no la desarrolle, es el armadillo, indicó Sandoval Díaz.
La enfermedad puede presentarse en cualquier edad. En niños es más difícil su desarrollo. “En los últimos 10 años hemos tenido dos o tres casos de personas menores de 15 años”.
Lo más importante en la lepra es la predisposición genética. Por ejemplo, si un esposo tiene lepra, con 60 años de casado y 15 hijos, y la esposa ni los hijos la presentan, un nieto puede estar predispuesto. “Con respecto a los casos de los familiares afectados, el índice es de un 30 por ciento, pero con respecto a los cónyuges no llega siquiera al cuatro por ciento”, indicó Tranquilino Humberto Guillén.
Manuel Sandoval indicó que la lepra puede presentarse en personas de cualquier estrato económico, pero como en todas las enfermedades, es más frecuente entre los menos favorecidos. “Pobreza, hacinamiento y un clima de calor y humedad favorecen la transmisión de la enfermedad”, agregó Humberto Guillén.
La Organización Mundial de la Salud establece que para que un país tenga controlada la lepra, debe mantener los casos en uno por cada 10 mil habitantes. México desde 1994 logró esta meta.

Artículo anteriorBaaba Maal
Artículo siguientePlacazo