La inteligencia creativa del profesor ante la educación en línea

La innovación es un elemento fundamental para fortalecer los métodos de enseñanza-aprendizaje que los docentes pueden emplear con las nuevas herramientas digitales

1812

¿Pensar en hacer inventos mexicanos (mexicanadas) es hablar de creatividad -inteligencia creativa- en el contexto de las clases en línea? Decía Steve Jobs: “La creatividad simplemente consiste en conectar las cosas. Cuando le preguntas a personas creativas cómo hicieron algo, se sienten un poco culpables porque en realidad no crearon nada, simplemente vieron algo. Les fue obvio después de un tiempo. Eso es porque fueron capaces de conectar las experiencias que habían tenido y las sintetizaron de formas nuevas”.

Inmersos desde hace casi dos años en la pandemia global de coronavirus, este tiempo es propicio para reflexionar el rol que desempeña el profesor universitario en la inteligencia creativa ante la educación en línea; asimismo, el impacto en la formación académica de los estudiantes de pregrado y posgrado. Para tal efecto, es importante hacer una meditación sobre nuestra creatividad e innovación tecnológica en el ámbito de la educación superior.

¿Qué relación tienen la creatividad e innovación con el aprendizaje en línea? Hablar de creatividad implica ponderar la imaginación (el ingenio) del docente versus el aprendizaje en línea. Por consiguiente, resulta inviable movilizar el conocimiento de parte del profesor si no logra hacer dinámica sus clases, derivado de esto, el estudiante detrás de cámaras asumirá el hábito de la pasividad (la comunidad estudiantil optará por el rol de espectador, solo aplicará la técnica de la observación).

Del mismo modo, contar con un acompañamiento permanente con sus grupos de estudiantes; habilitar foros para dudas, diseñar instrumentos de evaluación por competencias u objetivos (evaluación diagnóstica, formativa y sumativa), por ejemplo rúbricas comprehensivas y analíticas -de acuerdo a Sergio Tobón-, entre otras tácticas y estrategias creativas e innovadoras por emprender en este campo con pertinencia y calidad educativa. Aquí es donde se destaca la inteligencia creativa del académico.

En este plano, damos cabida a Alan J. Rowe, quien dice que la inteligencia creativa es “aquella parte de la inteligencia dedicada a recrear algo nuevo con elementos ya existentes”.

Para evitar caer en los inhibidores de la creatividad e interactuar con ella, es de suma importancia considerar a la Inteligencia Creativa e Innovación en el campo de la educación superior a través de las clases en línea (aulas virtuales).

En este sentido, el reto que se tiene que enfrentar por parte de los académicos, en particular los profesores adscritos a la Universidad de Guadalajara (UdeG), es prepararse y capacitarse ante el manejo de las nuevas tecnologías de la información, perder el miedo a lo desconocido, aplicar las técnicas didácticas instruccionales, tales como: 1. Expositiva (cognoscitivo), 2. Demostrativa (psicomotriz) y 3. Diálogo, debate o discusión (afectivo), entre otros posibles aspectos que inhiben el arte de innovar la educación en línea.

En este contexto, damos espacio al reconocido gurú mundial del management, Hary P. Hamel, quien expresó: “La innovación requiere tiempo —tiempo para soñar, tiempo para reflexionar, tiempo para aprender, tiempo para inventar y tiempo para experimentar— (…)”.

De lo anterior, se desglosa que: “No puedes agotar la creatividad. Cuanto más la usas, más tienes”, según Maya Angelou. Sigamos renovando el modelo de enseñanza/aprendizaje virtual, sobre todo, como profesores fortalecer el desarrollo de diferentes habilidades blandas y duras a la par de la empatía al formar estudiantes universitarios orientados el análisis de pensamiento crítico y analítico, además, englobar otros factores fundamentales.

Para finalizar, ¿considera entonces que la inteligencia creativa e innovación del profesorado es un elemento clave para desarrollar de manera satisfactoria el proceso de enseñanza-aprendizaje en línea?

TEXTO: Iván Alejandro Brambila Pelayo, académico del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) y del Sistema de Universidad Virtual (SUV)

Artículo anteriorLlega la «Horda Tilcuate» al Teatro Vivian Blumenthal
Artículo siguienteLa ciencia en el séptimo arte