Golpes mediáticos

1166

La salida de Jesús Murillo Karam de la Procuraduría General de la República (PGR) y la detención de Servando Gómez “La Tuta”, son golpes mediáticos pero que no solucionan los problemas de fondo, considera el especialista en temas de seguridad e investigador de la Universidad de Guadalajara, Dante Haro Reyes.

En el primer caso, la institución sufre de una crisis de credibilidad desde hace varios años, y para revertirla no se requiere un cambio del titular, sino una transformación de fondo. Y en el segundo asunto, la detención de un capo célebre no soluciona la situación de violencia en el estado de Michoacán ni mucho menos en el país. Y el hecho de que ambos golpes coincidan, no es obra del azar, sino que parece más bien una estrategia para intentar modificar la percepción de inseguridad que se mantiene en la población.

“La PGR ha estado muy lastimada. Desde el sexenio pasado perdió su razón de ser, de representar a la sociedad. Hoy, en el marco de una reforma que la va a convertir en Fiscalía General y precisamente con diversas actuaciones desde la administración pasada como el ‘Michoacanazo’, el ‘Hankronazo’ y ahora las últimas intervenciones con las desapariciones de Ayotzinapa, se refleja una crisis institucional muy fuerte de esa Procuraduría, y pagó los platos rotos un político de primer nivel como es Murillo Karam. Y el enroque que se haga tiene que ser muy bien cuidado. Se habla que llegue una mujer muy involucrada con Televisa* y eso puede ser perjudicial si no tiene una verdadera recomposición esta Procuraduría, próximamente Fiscalía, porque representa el punto de partida para la reforma de todo el sistema de justicia penal tan lastimado que tenemos en nuestro país”, apunta.

Y abunda que lo que los ciudadanos demandan son mensajes de transparencia, de profesionalismo, para que termine ese abismo entre la ciudadanía y la institución, y parece que la salida de Murillo no es suficiente.

“Desde luego que esto representa una mala señal, y nosotros como investigadores estamos pugnando porque el papel del Ministerio Público se diera con verdadera autonomía. En otros países depende del Poder Judicial, y aquí depende del Poder Ejecutivo. Lo que nosotros estamos proponiendo es que fuera un organismo autónomo para que pudiera actuar sin ningún sesgo de pertenencia a algún poder o sesgo de un interés cupular, y en este sentido el mensaje que se está dando con este tipo de actuaciones desde luego es contrario a lo que debería estarse construyendo desde el razonamiento de una investigación que varios  especialistas hemos hecho”.

Respecto a la detención de Servando Gómez “la Tuta”, capo emblemático y fundador del Cártel de los Caballeros Templarios, recuerda que aunque su esplendor lo vivió años atrás y ya estaba disminuido, se trata de un golpe importante que puede desviar por lo pronto la atención ante casos como Tlataya o Ayotzinapa.

“Era el trofeo de caza por instrucción presidencial al comisionado Castillo, que salió sin conseguirlo, y es un golpe mediático muy simbólico, que no ataca ni la raíz ni el fondo, que de por sí persiste. Pero mediáticamente es un golpe. Y es importante la detención de las cabezas pero no se ha ido a las causas, a fondo del asunto. Es una tarea pendiente”, reflexiona el catedrático.

* Al cierre de esta edición el Presidente envió al Senado la designación de Arely Gómez al frente de la PGR.

Artículo anteriorTestimonios en pantalla
Artículo siguienteProyectos de ciudad