La creatividad sin límites

Estudiante del CUCEA ha escrito y dirigido las obras de teatro Dicen de mí y El lado oscuro de la luna, que han sido apoyadas por el Programa Integral de Cultura de Paz

Luna Poulett Partida Escamilla es una estudiante de Relaciones Públicas y Comunicación del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), quien ha logrado destacar en el ámbito teatral. 

A sus 20 años, no sólo ha participado activamente y como coordinadora en la compañía de teatro del Programa Integral de Cultura de Paz y de los Embajadores de Paz, en el CUCEA, sino que también ha escrito y dirigido varias obras que abordan temas sociales importantes.

Desde una edad temprana, Luna Poulett Escartida, como es conocida artísticamente, mostró un interés marcado por las artes escénicas. «Siempre me ha gustado el teatro, actuar desde muy chiquita«, comenta con entusiasmo. Su amor por el teatro musical se consolidó durante la secundaria, inspirada por grandes producciones de Broadway y el West End, a las cuales sueña con llegar algún día.

La vida diaria de Luna está inmersa en el arte. En CUCEA asiste a reuniones y ensayos con los miembros de su compañía teatral. «Básicamente es vivir y respirar por el arte«, afirma. 

Ella no sólo participa en los ensayos, sino que también imparte clases de teatro a los miembros de la compañía, transmitiendo su conocimiento y pasión a otros jóvenes. Luna describe su día a día como una constante inmersión en el arte, siempre acompañada de música, que también es una gran fuente de inspiración para sus escritos.

Luna Poulette se unió al Programa Integral de Cultura de Paz hace dos años y medio, poco después de iniciar sus estudios universitarios. Su talento como escritora se reveló cuando, en una presentación teatral, una obra escrita por ella llamó la atención del coordinador del programa, quien la invitó a unirse formalmente a la compañía de teatro. Desde entonces, ha jugado un papel crucial en la coordinación y expansión del grupo, que comenzó con solo cinco miembros y ha crecido significativamente.

Entre las obras que Luna ha escrito y dirigido se encuentran Dicen de mí y El lado oscuro de la luna. La primera aborda temas de sexualidad y las consecuencias emocionales de la difusión no consensuada de imágenes íntimas, mientras que la segunda es parte de una campaña para normalizar la tristeza y promover el bienestar emocional

Luna describe su proceso creativo como espontáneo y profundamente conectado con sus propias experiencias y emociones, lo que da autenticidad a sus personajes y tramas.

Para conectarse con sus personajes, Luna crea playlists específicas para cada proyecto, llenas de canciones que reflejan las emociones y personalidades de cada uno de ellos. Esta técnica la ayuda a dar vida a sus creaciones y a desarrollar un vínculo profundo con ellas.

Luna, además de destacar como directora y escritora de teatro, también ha desarrollado una notable habilidad como música. Desde los ocho años ha estado componiendo canciones, acumulando alrededor de 200 composiciones a lo largo de los años. Aunque aún no ha lanzado oficialmente ninguna, su pasión por la música sigue viva. 

Su gran compromiso con la comunidad y la promoción de una cultura de paz es parte de su personalidad. A través del teatro, busca generar conciencia y empatía, creando espacios donde se puedan discutir y reflexionar sobre temas sensibles. Con cuatro generaciones de embajadores de paz y de la compañía de teatro bajo su coordinación, Luna continúa trabajando incansablemente para llevar el arte y el mensaje de paz a más personas, siempre contando con su equipo, a quienes los tiene en alta estima y les considera de gran impulso para continuar con todas sus actividades.

Este contenido es resultado del Programa Corresponsal Gaceta UdeG que tiene como objetivo potenciar la cobertura de las actividades de la Red Universitaria, con la participación del alumnado de esta Casa de Estudio como principal promotor de La gaceta de la Universidad de Guadalajara.

MÁS NOTAS

Post Views: 446