EL TRABAJO DE AKIRA TORIYAMA

su influencia y aporte cultural en México

Goku, siempre ha peleado en contra de aquellos que usan el poder para el mal

Recuerdo llegar apurado y un poco tarde a la transmisión del debut de la saga Dragon Ball Z, el primero de septiembre de 1997 en canal 5 (Canal 9 en tv abierta en ZMG). La cita era 19:30 horas, yo llegué 19:40 horas, encendí la televisión de mi habitación, todo listo… pero por mi gran decepción me encontré con el mensaje oficial del tercer informe de gobierno, del último sexenio priista del siglo XX.

Durante la mañana del día siguiente entre compañeros y compañeras de la primaria, que gustaban de este personaje, se comentaba que algunos lograron ver un fragmento del primer episodio antes de que la transmisión fuera interrumpida y otros, como yo, llegamos tarde a la cita promocionada en los anuncios publicitarios. Esa sensación de incertidumbre se alargó por 24 horas tras el cambio de programación que el canal televisivo no informó pese a que sí continuó a anunciar el estreno.

En ese momento, a mi corta edad no entendía la magnitud del acto político y de cómo el presidente de México, Ernesto Zedillo, aprovechaba un momento y horario codiciado de la televisión abierta mexicana, posponiendo de esta forma el debut del anime. Este tipo interrupción y cambio repentino de programación se repitió en 1998, casualmente con el siguiente informe de gobierno.

Estos eran y son actos comunes entre empresarios y círculos políticos que pactan negocios para aprovechar el horario estelar (como se ha reseñado en estudios sobre medios de comunicación en México) y así mantener cautivo al público en dicho canal de televisión y los televisores listos en modo On. En aquella ocasión, la estrategia premeditada funcionó tras observar el rotundo éxito de la primera entrega de Dragon Ball en Latinoamérica.

Spot televisivo del canal 5 de la CdMx promocionando el inicio de la saga Dragon Ball Z , el 1 de Septiembre de 1997.

 Programación del canal 9 en ZMG (Canal 5) publicado en el diario El Informador, el 1 de septiembre de 1997. Aquí el pdf de la página completa del periódico.

La llegada de los Guerreros Sayayin y la identificación cultural

La franquicia del mangaka Akira Toriyama, Dragon Ball, durante su aterrizaje oficial en México en el año 1993, tuvo una versión adaptada y doblada al español por la compañía Harmony Gold para su consumo en Latinoamérica: Zero y el dragón mágico, integrada por 60 episodios y una película. Este trabajo permitió adentrarnos en el personaje principal, sus compañeros, aventuras y mundos, despertando un gusto inmediato en la población mexicana.

Poco a poco, el trabajo de Toriyama se fue relacionando conuna ruptura generacional equivalente a la que se produjo en los años cincuenta entre los bailes de salón y el rock” refiere Armando Ibarra López, investigador del Departamento de Estudios de la Comunicación Social, del CUCSH al retomar las palabras de López de Álvarez, en el artículo colaborativo y publicado en la Revista Comunicación y Sociedad de 2005, «Dragon Ball Z y Los Simpson: propuestas axiológicas en la televisión para la conformación de la vida política de la comunidad infantil» (descarga). 

En el mismo texto, el especialista en comunicación, e investigador de la Universidad de Guadalajara, Guillermo Orozco aporta observaciones que ponen en la mesa el análisis acerca de “la propuesta axiológica que parece centrarse en dos conjuntos de valores: los que resaltan la superioridad, ya sea tecnológica o racial, de los héroes y personajes centrales de los programas y aquéllos que se refieren a la forma de resolver el conflicto social”.

Valores esenciales que se conjugan en la historia de Dragon Ball: amistad, ayuda al prójimo, sabiduría, esfuerzo físico, superpoderes y violencia, visibles en acciones, discursos, eventos y momentos que cada personaje se involucra y representa.

Es quizá este acercamiento a la cultura y filosofía japonesa, la compresión del mensaje sobre la resolución del conflicto, la muestra de lucha por el poder, la justicia y la conjugación de los valores que van permitiendo entrever el gusto hacia este anime que ha marcado generaciones completas, y hasta de quienes se identifican con los personajes y situaciones cotidianas.

La referencia a eventos fuera de este mundo, situaciones abstractas y apartadas de la realidad como lo hace Dragon Ball Z es, de manera absurda, una forma de alejarnos de una realidad mexicana que no se veía alentadora. Pero después de Kaliman, El Santo, Leono, He-Man y Power Rangers, con la llegada de esta saga y Goku, Vegeta, Radix, Gohan y en su momento Frezzer, se incrementó a la identificación de personajes y personalidades, no sólo con el héroe, sino con la adquisición de un lenguaje especifico y de discurso, dando pie a posicionar nuevos idolos/héroes diversos, abriéndose lugar en la cultura popular latinoamericana y creando nuevos fandoms.    

El Legado de Toriyama

Teniendo así un personaje poderoso, empático con las situaciones e impulsor de la justicia, Goku nos ha representado desde su llegada a México. Nos ha motivado a no dejar de luchar contra el autoritarismo y ha recordado que los malos que tienen poder no siempre se saldrán con la suya. Y que el respeto individual, que si es necesario nos puede unir en colectivo para luchar a favor de los buenos y de las minorías.

Más que una anime o caricatura, incomprendida y señalada en su época por nuestros padres, la saga de Dragon Ball es un recordatorio de fuerza y honor que no debemos soltar nunca.

Si bien Zedillo interrumpió ese debut, él no sabía que no tendría todo el poder de convocatoria y atracción de una “Genkidama”, pese a usar el tiempo de transmisión, intentar apropiarse del raiting acumulado y reputación que la saga de Toriyama desarrollaría a través del tiempo. Asimismo, tardaría un año más en darse cuenta que jamás llegaría a los talones de la superioridad, popularidad y congruencia que “Kakaroto” nos habría mostrado.

“Los dibujos animados analizados, desde su contexto y visión del mundo, ofrecen y exigen la promesa de una cultura política que añora una sociedad democrática, participativa y colaborativa, con sujetos conscientes de su ser y quehacer político”, destaca Ibarra López. 

Adiós Akira Toriyama

El reconocido artista japonés Akira Toriyama falleció a los 68 años, el pasado primero de marzo. Desde Bird Studio se dio a conocer una carta oficial, notificando el suceso de manera respetuosa y a manera de homenaje mencionaron que sus obras de arte manga, que son únicas, se quedan para su entero disfrute. Asimismo, se aprecia en esta carta el dolor y amor de su gente cercana, quienes sabían que el maestro Toriyama se encontraba entusiasmado y a medio camino de momentos y procesos creativos por cumplir.

El creador de la saga de Dragon Ball y Dr. Slump, apostó por revolucionar la industria del manga, popularizando este arte fuera de Japón y posicionando personajes en la cultura popular.

La muerte de Toriyama intensificó el mensaje de sus historias y acumuló condolencias por las plataformas digitales. Así como agradecimientos y muestras de amor para el creador por darnos momentos, espacios seguros y sensaciones que nos marcaron para siempre.

Tanta es la influencia de este artista en generaciones latinoamericanas y alrededor de mundo que me hace estar seguro que:

1.- Sin hablar el mismo idioma, me podría comunicar con alguien haciendo referencias de episodios de DBZ.

2.- Si tuviéramos la oportunidad de reunir las esferas del Dragon para invocar a Shenlong y pedir un deseo comunitario pediríamos más vida para el maestro Toriyama con el fin de seguir disfrutando de su creatividad, mensaje de unión y amor en cada trazo.

Descanse en paz Akira Toriyama (1955-2024)

Post Views: 967