El fuego no es amigo de los niños

920

Cada año 30 mil niños sufren quemaduras. El contacto con líquidos calientes, por fuego directo y por electricidad, son las causas más frecuentes, principalmente en menores de dos años y mayores de siete, informó Ariel Miranda Altamirano, jefe de la unidad de atención a niños con quemaduras del Hospital Civil “Dr. Juan I. Menchaca”.
“La mayoría de los accidentes suceden en el hogar y en la cocina con más frecuencia”. En el nosocomio, 225 niños al año requieren hospitalización a causa de la gravedad de sus quemaduras.
Cuando un infante sufre quemaduras, la probabilidad de mortalidad dependerá de la gravedad de las lesiones. En el caso de la unidad del nosocomio, el porcentaje de mortalidad es de 1.2 por ciento. “Entre más extensas y profundas sean las quemaduras, será mayor la probabilidad que tendrán de morir”.
Las consecuencias de sufrir quemaduras no sólo son físicas. La falta de aceptación de sus nuevas características físicas, falta de integración a la sociedad, al ámbito escolar, familiar y social, además de baja autoestima, son otras secuelas.

Nuevos tratamientos
Es vital remover el tejido muerto en las primeras 24 horas para aplicar compresas que mantengan la humedad necesaria y eviten la pérdida de más líquidos y de esta manera evitar infecciones.
En el IMSS, una de las principales técnicas que utilizan es el cultivo de piel, lo cual les ha permitido reducir el número de muertes por quemaduras, pero existen nuevos tratamientos.
Por otro lado, el Director de Cirugía de quemados del Centro de quemados de la Universidad de California, en San Diego, Estados Unidos, Bruce Potenza, explicó que es posible aplicar injertos de piel (en ocasiones de origen biosintético) que tienen un grosor de dos milímetros. Esta técnica es denominada cultivos epidérmicos.
“Cuando tenemos que colocar injertos en un paciente quemado debemos tomar en cuenta que existen dos componentes en la piel: la epidermis es la capa externa que mantiene el agua en el exterior y los nutrientes en el interior y la dermis, la capa más profunda que tiene la elasticidad y la resistencia. Cuando tomamos injertos de piel los tomamos de la epidérmica. De esta manera podemos tomar otra cosecha de injertos cuando haya sanado esa área, pero la complicación deriva cuando son demasiado delgados”.
El especialista añadió que en el Centro de quemados de San Diego utilizan una nueva técnica para retirar el tejido muerto. “Es una bomba pequeña de agua que envía pulsos a través de un aplicador que asemeja un palo de hockey”, detalló el experto.

Torneo de golf benéfico
el promedio de estancia hospitalaria de un niño que ha sufrido quemaduras es de 19 días, requiriendo un costo diario de 13 mil pesos en promedio.
Con el fin de colaborar económicamente en el tratamiento de estos niños, este 26 de junio se llevará a cabo el 10º torneo de Golf de la Junior League de Guadalajara, con el tema “Apoya a un niño con quemaduras”. Lo que se recaude será destinado a la compra de prendas de presoterapia para los infantes, las cuales son necesarias para evitar que las cicatrices después de una quemadura sean mayores y por el contrario más estéticas. Debido a su utilidad tienen un costo de alrededor de 10 mil pesos, el cual debe ser subsidiado por los familiares.

Artículo anteriorKarina Hurtado
Artículo siguientePrograma de Estímulos al Desempeño Docente PROESDE 2009-2010