El éxito de la FIL Académica

Una de las funciones de la Universidad no solamente es generar el conocimiento, sino también intercambiarlo, transmitirlo y confrontarlo con otras latitudes

945

Fueron cumplidas las expectativas de FIL Académica, y “como otros años rindió sus frutos” durante los seis días en que se programaron 22 actividades, indicó el coordinador del programa académico y rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), doctor Pablo Arredondo Ramírez.

La diversidad de temas ha caracterizado a este evento que ha crecido a la par de la Feria Internacional del Libro desde 1987. En esta ocasión con Alemania, como país invitado de honor, especialistas mexicanos y germanos intercambiaron conocimientos en diversos tópicos desde los históricos, sociales, literarios, políticos hasta de carácter humanístico.
Compartir el conocimiento con cualquier otra latitud es siempre muy enriquecedor, es un puente de enlace con especialistas e investigadores de los países invitados a la Feria comentó Arredondo Ramírez.

Indicó que muchas veces los académicos no son las estrellas de la literatura o renombrados a nivel público. Pero ellos, “también se han dedicado toda una vida a investigar temas muy concretos”. Por lo que, este foro permite divulgar el conocimiento a todo públicos especializado y no.

Así también, la presencia en Guadalajara de estos profesionales, en el marco de la FIL, permite afianzar las relaciones que ya se tienen con universidades y profesores investigadores.

“Nos ayuda a profundizarlas y abrir nuevos espacios para intensificar un intercambio creciente que estamos teniendo en este caso con Alemania, un país que hoy está convirtiéndose en la vanguardia. En punta de lanza de una Europa que si bien está en crisis no deja de tener a Alemania como un referente importante”.

A pregunta expresa acerca del nivel de investigación en que se encuentran México y Alemania, el rector del CUCSH señaló que es difícil hacer una evaluación”. En muchos sentidos aportamos ideas mutuas que nos alimentan. Los académicos alemanes y los que vienen de otras latitudes aprenden mucho al escuchar a nuestros propios académicos y viceversa. No estamos en competencia, sino más bien en un espacio de intercambio y de retroalimentación permanente”.

¿Cómo medir el éxito de la FIL Académica? Responde su coordinador: “La primera, estudiantes y profesores están tomando ventaja de esto; dar cuenta que la Universidad de Guadalajara como organizadora en más de un sentido de la FIL tiene una presencia y aprovecha el espacio para dar a conocer a su propia inteligencia, a su academia, y la pone en intercambio con otros invetigadores del mundo. Esa es una función consustancial de la universidad, la idea no solamente de generar el conocimiento, sino también el de intercambiarlo, de transmitirlo y confrontarlo con otras latitudes”. Por lo que se puede decir que la FIL Académica es un éxito.

Artículo anteriorResultados Preliminares del Programa de Estímulos Económicos a Estudiantes Sobresalientes
Artículo siguienteCentro Universitario de Tonalá