Construir en El Bajío daño ecológico permanente

709
091021 Ciudad y Regi—n Terreno el Baj’o ubicado en zapopan, al lado de la UVM y el estadio nuevo de las chivas. Foto: Tonatiuh Figueroa

Construir la Villa Panamericana en el predio El Bajío afectaría de manera grave la fauna constituida por 42 especies de aves, 13 de mamíferos, 6 reptiles y una de anfibios que habita en la zona. Además, las viviendas que pretenden construirse estarían en riesgo de incendios, sismos y contaminación de suelo y agua, advirtieron investigadores del Departamento de Ciencias Ambientales, del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA).
Para los académicos, el estudio de impacto ambiental para la Villa Panamericana está incompleto, y no cumple con todos los criterios técnicos y legales requeridos en las leyes vigentes. Por lo tanto, es insuficiente para determinar si es viable o no la construcción del proyecto en dicho sitio.
Al respecto, el ambientalista Miguel Magaña Virgen señaló que “la gestión ambiental en Jalisco sólo es simulación”, debido a que “las autoridades están pasando sobre toda normatividad y razonamiento técnico”.
El especialista en geología, Roberto Maciel, advirtió que el incremento de viviendas y de personas en la zona traerá un sin número de consecuencias, como: aumento del riesgo de incendios, inundaciones, contaminación del suelo y del agua, tala y pérdida y daño al hábitat, consecuencias que pagarán quienes decidan comprar un departamento en esa zona.
Por otra parte, el especialista en fauna del CUCBA, Óscar Reyna Bustos, explicó que el estudio de fauna en campo se realizó en un tiempo de cuatro días, tiempo escaso para que tenga la mínima credibilidad. En él se encontraron 42 especies de aves que cohabitan en El Bajío, de las cuales el 28 por ciento provienen del bosque de La Primavera.
En un documento escrito, los expertos señalaron que el estudio de impacto ambiental toma decisiones bajo incongruencias legales, debido a que aplica una ley “nueva” y un reglamento de hace 17 años que contradice a lo que la actual legislación señala.
Además, el estudio interpreta de manera errónea el ordenamiento ecológico e incumple con los criterios de ordenamiento ecológico del territorio (UGA AG3 141p). Sumado a lo anterior, los expertos explicaron que la descripción del proyecto de la Villa en dicho documento es muy pobre y no refleja adecuaciones especiales en función de las recomendaciones dadas en el estudio ambiental, debido a que no participó un urbanista en la evaluación del impacto.
Cabe recordar que un estudio de impacto ambiental correctamente realizado, además de indicar si el proyecto es viable o no, es el camino a la sustentabilidad.

Artículo anteriorPresupuesto. Más dinero para más educación
Artículo siguienteNo hay tiempo