Colorantes artificiales
dañan la salud

Aunque el color influye entre un 60 a 90 por ciento en la elección o rechazo de un alimento, debería ser por un proceso natural y no industrializado, señala investigadora del CUSur

Problemas de alergias, neurotoxicidad, toxicidad, cáncer, disminución de la microbiota intestinal, son sólo algunas de las consecuencias de consumir de manera frecuente alimentos con colorante artificial. Mientras que los colorantes naturales, presentes en diversos alimentos, tienen beneficios para la salud como los antioxidantes, los colorantes sintéticos tienen efectos adversos, explicó la investigadora del Centro Universitario del Sur (CUSur), Elia Valdés.

“Dentro de los colorantes, ya sea naturales o sintéticos que se venden, cada país tiene su  normatividad de cuáles se aceptan y cuáles no. En el caso de México nuestra normatividad oficial permite la utilización de 45 y se usan algunos que no están permitidos en otros países”.

Dijo que a nivel mundial los colorantes están siendo muy empleados tanto en pequeñas como en grandes industrias y los sintéticos se utilizan bastante por qué son muy solubles en agua, es muy estable su color, tienen una vida útil muy alta, son baratos y se obtienen fácilmente.

Se utilizan en bebidas, confitería, dulces, paletas, productos cárnicos, de panadería, para hacer más atractivo el alimento. Es una preocupación mundial porque la evidencia científica ha demostrado que ciertos colorantes tienen efectos muy dañinos para la salud”.

Explicó que los problemas para la salud se presentan en un consumo crónico y aunque cada alimento cuenta con una normatividad de qué cantidad es permitida utilizar, si un niño consume varios alimentos que tienen colorante, es ahí donde está el problema, ya que se van acumulando.

“Hay evidencia científica de que algunos colorantes en términos generales pueden tener propiedades genotóxicas, carcinógenicas, hay problemas de trastornos por déficit de atención e hipersensibilidad sobre todo en niños y adolescentes, disminuyen la diversidad de la microbiota intestinal, se han asociado con un aumento en el metabolismo de la glucosa y puede generar hiperglucemia”.

Explicó que en el caso del colorante azul brillante, que es conocido como E133, en China se prohibió su uso, ya que si es consumido en grandes dosis puede provocar asma, insomnio, urticaria y se ha asociado con algunos tipos de cáncer.

“El colorante llamado índigo que es E132 está permitido en la mayoría de los países, pero en China no. El rojo allura, que es conocido como el E129, se utiliza en mermeladas, repostería, yogures, golosinas, vinos, carnes, flanes, en una gran cantidad de bebidas gaseosas, este colorante la evidencia científica ha demostrado que tiene reacciones alérgicas, que van desde urticaria hasta rinitis”.

Añadió que la tartracina E102 es de los más utilizados en México y genera genotoxicidad en dosis crónicas y elevadas, puede inducir cambios en los estados de ánimo, ansiedad, trastornos de sueño, reacciones alérgicas y está prohibido en países como Noruega y Gran Bretaña.

Los refrescos de cola tienen un colorante con muchos problemas para la salud que es el caramelo clase 4 que para su elaboración se usa amoniaco, no así el caramelo clase I que se hace con azúcar”.

La especialista destacó la importancia de educar a la población, ya que aunque el color influye entre un 60 a 90 por ciento en la elección o rechazo de un alimento, esto sólo debe aplicar para alimentos naturales, no industrializados.

“La recomendación es no consumir alimentos preenvasados que tengan colores. Cuando el alimento está industrializado y te lo venden preenvasado es obligación de la empresa que lo produce poner en la lista de ingredientes si tiene colorantes y cuáles tiene, el problema es que no nos fijamos cuando consumimos un alimento. Ojalá la industria alimentaria tome más conciencia de la importancia de ofrecer alimentos más saludables, que trate de utilizar colorantes naturales”.

Post Views: 1.959