Bajan ventas de autos nuevos en México

La incertidumbre económica y la inseguridad son algunos factores que han provocado un colapso de la industria automotriz

2131
Industria automotriz

La industria automotriz se colapsa. La venta de vehículos nuevos va en picada por factores como la incertidumbre económica y la inseguridad en México, que frenan a las personas a adquirir créditos, pero también porque los compradores no están dispuestos a asumir el costo de la depreciación de un coche recién salido de agencia, ni tampoco están de acuerdo con la obligación de pagar seguros, afinación y chequeos con las reglas que les imponga el vendedor. Así lo analizaron especialistas de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), informó que mientras que en 2018 se vendieron 142 mil 284 autos nuevos, en 2019 fueron 130 mil 448 unidades. La reducción fue de 7,65 por ciento anual, con lo que ya van 31 meses con tendencia negativa, es decir, más de dos años y medio en picada.

“A nivel nacional, por ejemplo, de acuerdo a fuentes de la Asociación Nacional de Distribuidores de Autos, las ventas bajaron sensiblemente, hablando en cuanto a vehículos ligeros, de lo que sería de 2018 hasta el mes de noviembre de 2019, que es hasta donde se tienen datos”,  explicó Jorge Antonio Mejía Rodríguez, investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

“El estado que más bajó sus ventas fue Guerrero, con casi 17 por ciento, le siguieron Guanajuato con el 15 por ciento, San Luis Potosí con el 14.1 por ciento, Hidalgo con el 14.3, el estado de México y Morelos con el 13.3 y Jalisco con el 10.4 por ciento. Esta baja en las ventas no se veía desde hace 10 años”.

La preocupación radica, según los expertos de la UdeG, en que no sólo fueron las ventas las que bajaron, sino también las exportaciones y las importaciones.

Taku Okabe, profesor del Departamentos de Estudios Económicos Regionales del CUCEA, añade que ocho de doce armadoras bajaron su producción en México. En cuanto a la exportación en 2019 hubo una caída de 3.4 por ciento.

“El único rubro en donde hubo un incremento casi del dos por ciento en la venta, fue el de los camiones pesados en el país, el resto de los factores cayeron sensiblemente. El problema obviamente se suscitó por incertidumbre tanto en el mercado nacional, como en el internacional”, agregó Mejía Rodríguez.

Okabe especifica que la baja de ventas se deriva de un estancamiento general de la economía mexicana que proviene de tres puntos: desconfianza de los consumidores, disminución del empleo, e incremento de la inseguridad.

industria-automotriz
Inseguridad, incertidumbre en los mercados y las políticas del gobierno de la 4-T han influido en la baja de ventas de la industria. Foto: Archivo

Para Mejía Rodríguez, todo esto es generado por la incertidumbre generada por las políticas del actual gobierno de la 4ta Transformación, porque, según su óptica, mermaron las posibilidades de inversión de los grupos automotrices ya asentados en nuestro país.

“Y por la incertidumbre generada por el gobierno federal en términos de cancelar el proyecto del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, por una parte. Las decisiones  atemorizan a los empresarios al no ver la estabilidad que requiere una inversión a largo plazo”.

Y agrega: “A nivel  internacional indudablemente tuvieron que ver las políticas del presidente de Estados Unidos de América, Donald Trump, las negociaciones dilatadas del TMEC”.

¿Qué tanto tiene qué ver el hecho de que los compradores pagan altas tasas de interés, absorben la depreciación del vehículo casi inmediata y están obligados a hacer los servicios en la agencia con precios muy caros comprados a los demás talleres?

En efecto. El precio final al que se cotizan los vehículos nuevos sufre inmediatamente una depreciación a la compra. Y tiene sobrecostos, entre ellos el pago del IVA, porque todavía hay entidades que lo cobran, sobre todo aquellos que son de lujo, con valor arriba de los 300 mil pesos. Y las tasas que existen en los créditos, no son del todo atractivas, son de dos dígitos, a veces arriba del diez o quince por ciento, y a veces hasta más. Eso, obviamente, hace que la gente no se anime a pedir un crédito, y menos en circunstancias como las que se han estado observando en los últimos meses, concretamente en el último año. Mientras las tasas de interés y los créditos no sean atractivos, pues la gente va a optar por posponer la decisión y buscar alternativas como las de adquirir vehículos usados.

Para Mejía Rodríguez este bajón en la producción, exportación y ventas, va a afectar directamente en el volumen de empleos, e incluso ya se ha sabido de despidos y paros de labores de algunas semanas.

¿Podemos esperar una recuperación?

En el corto plazo, los mismos distribuidores y empresarios del ramo mencionan que este año pudiera mejorar, pero muy poco. No esperan una recuperación drástica de un año a otro, sino que la producción siga estando incierta y obviamente al paso de los meses vamos a ir observando si la tendencia mejora o no. La ratificación del TMEC podría ser un factor que mejore la producción tanto nacional como extranjera, pero se tendrán que ver otras circunstancias a nivel internacional, para ver si las cosas mejoran, no sólo en el mercado norteamericano sino el destino hacia otras partes.

Taku Okabe es más optimista:

“Quizá para próximos años se demuestre el efecto de las políticas actuales y se elimine la incertidumbre. Esto haría que la demanda interna se recupere en los próximos años. Pero por lo pronto el gobierno debería incentivar la industria con la exención de impuestos o permitir que los consumidores puedan acceder a nuevos créditos para comprar nuevos autos”

Cree asimismo que el TMEC podría tener un impacto positivo en la industria automotriz de México, sin embargo se tiene que trabajar de forma conjunta, establecida y adecuada.

Artículo anteriorMargarita Hernández Contreras, galardón Carlos Terrés
Artículo siguienteLeones Negros van por su segunda victoria