Ciam xxv

Atención compasiva y humana frente al uso de IA

La tecnología brinda herramientas para el cuidado de pacientes, sin embargo, la cualidad humana es indispensable para el receptor que desea ser mirado como persona, afirma la doctora Zoila Leitón

La vocación de los y las enfermeras nace en la compasión y el compromiso respetuoso de cuidar desde el amor y la espiritualidad, así como en el tipo de mirada que se tiene frente a las personas, explicó Zoila Esperanza Leitón Espinoza, en conferencia magistral del XII Congreso Internacional de Enfermería CIENF 2024, organizado por el Hospital Civil de Guadalajara.

Frente al conflicto de la “Inteligencia artificial (IA) vs. cuidado humanizado en la enfermería”, Leitón Espinoza destaca que, si bien la tecnología ha brindado un enorme apoyo en los procesos, las teorías del cuidado de grandes filósofos arrojan que la base para una buena atención es la calidez humana y la calidad con que se trate a los pacientes.

Sobre las formas, la doctora explicó que “nadie da lo que no tiene, la educación proporciona conocimientos, herramientas intelectuales, pero si no existe calidez, amor, ni capacidad de compasión es mejor que las personas no se dediquen a la enfermería porque eso es lo único que nos diferencia de la IA”. 

Dentro de su explicación compartió que el presente y futuro de la IA en la enfermería parte de comprender y aprovechar los recursos para volverse mejores cuidadores e incrementar la cualidad humana que nace en la espiritualidad y la empatía, desde la visión del otro y el valor que se le da como persona.

“Ya lo decíamos en conferencias anteriores, lo que más nos gustaría si estuviéramos en la necesidad de ser cuidados sería que nos vieran, que nos platicaran y existieran esos gestos de amor como la escucha y la compañía, aspectos que una enfermera constituida por IA no puede hacer, porque no tiene esta cualidad de compasión”.

Este argumento nace en el ser de seres sociables e interpersonales, el humano cuenta con la capacidad de compartir y expresar, pero la comunicación puede ser tan variable que sólo en la mirada de par se puede referenciar la necesidad o la emoción que otro proyecta; desde este panorama las teorías del cuidado dictaminan espectros gesticulares, de empatía y raciocinio. 

Leitón Espinoza insistió en que las personas que cuidan tienen un compromiso social afectivo, pues la condición de sentir, brindar respuesta emocional a las situaciones, tener paciencia, tolerancia, esperanza, compartir felicidad y generar espacios agradables son indispensables para brindar una atención de calidad.

Añadió que es relevante prestar atención a los detalles del actuar, pues si se dejan de lado las particularidades humanas se brinda exactamente el mismo servicio que aporta una máquina.

“No tengamos miedo a la IA, no nos va a reemplazar, nos ayuda. Las máquinas no van a ser una mano cálida para hacer sentir mejor a los pacientes; sin embargo, si dejamos de ver el lado humano de los pacientes la tecnología vendrá a ganarnos” finalizó Leitón Espinoza.

Post Views: 344