La música mexicana se consolida en el gusto global

Arrancó en el Conjunto Santander la Feria Internacional de la Música de Guadalajara

ADRIÁN MONTIEL

La música mexicana es el reflejo de todas las expresiones musicales del país: desde el corridos, grupero, serreño, ranchera y mariachi. Para la conversación global la música mexicana es aquella que apela a la identidad nacional que incluye a todos los géneros.

El Conjunto Santander de Artes Escénicas es sede de la Feria Internacional de la Música de Guadalajara (FIM), que inició actividades con la conferencia “¿Cómo la música mexicana se apodera de la conversación global?”, en la que diversos expertos de la industria de la música, como Spotify y Sony, detallaron el avance de la música mexicana en el gusto global.

Para el lead editor en Spotify, Uriel Waizel, al hablar de música mexicana en la actualidad ya no se habla solamente de música regional, con sus géneros y representantes más populares, como Juan Gabriel, Vicente Fernández, los Tigres del Norte y El Buki; sino de un conjunto de géneros e intérpretes que rompen fronteras.

El senior editor de música mexicana en Spotify, Gerardo Mora, explicó que la música mexicana alcanzó mercados globales cuando adoptó la raíz nacional sin distinguir entre regiones o géneros.

“Lo regional era un género del norte y de Estados Unidos (EUA), donde hay nichos económicos fuertes; aunque para llegar a domina la conversación global, hubo que dejar de ser música regional, conservar la raíz mexicana y así romper el nicho del género”, precisó.

Fotografía: Abraham Aréchiga

El buscador de talentos de música mexicana de Sony Music, Gilberto Montero, dijo que la fusión de los géneros y las regiones en un sonido de folklore permitió la representatividad de la música mexicana.

«Con la masificación del género se fusionó lo regional, que abarca a todo el país: desde los sinaloenses, Julión Álvarez (de Chiapas), entre otros; la cultura fue rompiendo las regiones y quedaron como expresiones de México, sumando sonidos implícitos del folclor mexicano, donde la música y los compositores se sienten más representados”, dijo.

La etiqueta “música regional” no explicaba qué eran todas las expresiones, y al cambiar a “música mexicana” se convirtió en un producto que entendió el público extranjero y eso facilitó su exportación como una marca, destacó Mora.

El cambio cultural de la audiencia, subrayó Mora, propició el amplio consumo de la música mexicana en EUA, Centroamérica y encontró terreno fértil en Sudamérica.

“La gente se quitó lo que se conoce como ‘gusto culposo’ de la música mexicana y así se rompieron las barreras sociales, culturales y los prejuicios”, resaltó.

Además, la audiencia mexicana en EUA se divide en los nostálgicos que buscan a Vicente Fernández o la Banda El Recodo, y los jóvenes que encuentran en la música mexicana un estilo de vida reflejado en corridos de Yalitza, afincada en el Estado de Washington.

Aunque la música mexicana se extiende en el plano internacional, todavía no hay un hit mexicano global, pues hace falta, de acuerdo con Gilberto Montero, una canción que conserve la esencia de los géneros regionales.

“Para un hit global lo que hace falta es un sonido local que se adapte al sonido global”, concluyó.

Fotografía: Abraham Aréchiga

Música mexicana para las nuevas generaciones

Las nuevas generaciones se interesan cada vez más por la música mexicana regional de grupos y artistas gruperos, rancheros o de corridos que refrescan sus letras con ritmos de hip hop o rap, un atractivo adicional que estimula a las jóvenes a variar su consumo musical.

Es la visión que productores y administradores de la industria musical compartieron en la conferencia «Música mexicana conectando con nuevas generaciones», la segunda celebrada en el marco de FIM.

La directora empresarial del rapero Santa Fe Klan, Valeria Murillo, explicó que la música mexicana impactó a las generaciones jóvenes y, en ese proceso, intérpretes reconocidos como Lupillo Rivera se adaptaron musicalmente a las nuevas generaciones. Lo mismo Yelitza, una joven que canta corridos que gustan a los adolescentes.

«Hay jóvenes de 15 años que la escuchan a su manera y ya no necesariamente es un género de gente mayor, es un género que le llega a gente que antes no, porque los jóvenes consideran que se volvió algo cool«, explicó.

Se trata de jóvenes que, además de pop, hip hop o rap, k-pop, también escuchan corridos, es decir, existe una apertura e invitación a integrarse con otras formas musicales y experiencias de vida.

«Ya no es un género que se cierra a un público específico, sino que se escucha en la radio, en la oficina, en la calle, y es una invitación a formar parte de esa música», explicó Valeria Murillo.

Fotografía: Abraham Aréchiga

El director de la casa productora Oplaai, Víctor Zambrano, detalló cómo se extendió la música de quebradita, duranguense o movimiento alterado por la aparición de plataformas de música como Spotify.

«Esto evolucionó por la facilidad de no comprar un disco como antes, sino por el acceso digital que permite hacer playlist de todos los géneros», abundó.

El gerente de comunicación de Spotify, José Eseverri, dijo que la apertura del público joven a la diversidad musical del país es la clave que explica el crecimiento e interés en la música mexicana.

Un factor detonante fue la identificación de los jóvenes de origen mexicano residentes en los Estados Unidos de acuerdo con el fundador de DEL Records, Alejandro Cárdenas.

“Esto pone en tendencia esa música, como lo grupero o el movimiento de la música quebradita, que llevó a los jóvenes a sentirse parte de la comunidad, algo que nos involucra y buscamos cómo integrarlas”, destacó.

Sobre el futuro de la música mexicana, Valeria Murillo planteó la posibilidad de que la música regional se convierta en un fenómeno global como ocurre con el reggaeton.

Post Views: 605