Arcelia Barbero

1116

En un patio antiguo, en el corazón de la ciudad, bajo los pináculos del Expiatorio, el encanto de la arquitectura se refleja y mezcla con colores y decoraciones abstractas o que recuperan motivos precolombinos. En este espacio, Arcelia Barbero, artista tapatía, instaló su casa-taller, donde convierte un objeto de la vida cotidiana –y de la vanidad humana– en una obra de arte. Marcos decorados con creatividad y la minuciosidad de un miniaturista, contornan espejos de diferentes formas y tamaños, formando piezas únicas y originales. Híbridos entre escultura, pintura y artesanía, que se podrán admirar durante un mes y medio, en la Galería Expiatorio, ubicada en Prisciliano Sánchez 738, en una exposición que fue inaugurada el 28 de enero.

Trayectoria
Empecé en el 66, aquí en Guadalajara, dando clase a niños, de papel maché. Estudié artes plásticas y tomé varios cursos en el extranjero. Antes hacía esculturas en miniatura, pero esto es totalmente lírico. Desde que era niña me gustaba crear objetos. Luego, en el 96, inicié con los espejos, con material de recuperación de la calle, cartón y vidrios rotos. Los hacía con la forma en que estaban cortados, adornándolos con papel maché. De allí empezaron a hacerme pedidos, comenzaron a gustar, y fue lo que me dio de comer.

Técnica
Tengo varias técnicas. Una consiste en adornar los marcos con bajorrelieves, con el router. Es una decoración que hago sin dibujo previo. Lo realizo al tanteo, imaginándomelo. Otra es la de decorar el marco con espejuelos y brillantina. La antepenúltima colección, que denominé Martín, es a base de colores mate, con colores fluorescentes y la pasta de karpastado. Esto da un efecto de luz muy agradable.

Originalidad
Es un trabajo que no han podido copiar. Pinto con unos botecitos puntiagudos, que originariamente contienen tamarindo. Los vacío y luego los lleno con pintura acrílica. Es una técnica que nadie ha utilizado. Es muy agradable, pero es un trabajo minucioso. Llevo 13 años con este trabajo, y nadie ha querido reproducirlo. Sin embargo, los espejos te ofrecen miles de oportunidades creativas.

Diseño
La decoración de los marcos la empecé con motivos precolombinos, porque siempre me ha gustado pintar los puntos y las rayas de los símbolos de sus diseños. Luego me dio por estilizarlos, y finalmente saqué dibujos míos, combinando el precolombino con mi trabajo gráfico, que es bastante abstracto.

Espejos
La idea nació de la basura, de espejos cortados y rotos. Lo bueno de los espejos es que se pueden usar en escultura, pintura. Todo lo que puedes hacer en estas dos ramas del arte. Los primeros los trabajaba con cartón. De allí viene el nombre de karpastado, que es mi técnica, porque colocaba una pasta especial arriba del cartón. Más adelante empecé a realizar los marcos con MDF, que es una pasta de pino, prensada con resina. No hay tala de árboles. Es un material noble, no pesa, y fácil de utilizar. No se hincha con la humedad y resiste los cambios de temperatura.

Rojo
La colección que presento en la exposición se titula “Rojo es vida”, porque el rojo me gusta mucho. Pienso que este color da vida, y que es vida. Por esto la llamé así. Las 10 piezas que presento están pintadas de distintas maneras, con varias combinaciones. Todo lo que se puede hacer con el rojo, y con los rojos. Este color es muy acogedor: te invita a entrar en un espacio, y es el color de la sangre. Por eso es vida.

Artículo anteriorPrograma de Estímulos al Desempeño Docente 2010-2011
Artículo siguienteEl controvertido aborto