Antonio Gómez Reyna

1043

A su innumerable lista de premios y reconocimientos, el doctor Antonio Gómez Reyna ha agregado el galardón especial a la investigación, que otorga el Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas del Estado de Jalisco y que lo motiva a pensar que es cada vez más urgente y viable que la energía que se consume en México tenga una procedencia limpia y sustentable, pues las generaciones posteriores tienen ese derecho. El hoy o nunca se acerca inexorablemente, y el talento y las herramientas tecnológicas están a nuestro alcance para solucionar el futuro, opina el también coordinador ejecutivo del Centro Universitario de Tonalá.

¿Cuál es su opinión acerca de la posibilidad de un repunte nacional en el aprovechamiento de la energía?
Hemos tenido un retraso de casi dos décadas en ese renglón, tanto en México como en Jalisco. Una muestra la vivimos, por ejemplo, en el transporte. Es imperativo continuar con estudios para solucionar este tema del transporte masivo. Es urgente valorar conceptos científicos y técnicos por parte de los gobiernos que –nuevamente, como una esperanza– ingresan a la administración gubernamental.

¿Cómo se puede alentar este cambio de visión en los gobiernos?
Lo primero es confiar en que se ubique a personas idóneas en los puestos clave, en las decisiones, por ejemplo, en el Congreso del estado, donde afortunadamente estarán ciertos universitarios que quizá puedan alentar a que las decisiones sean científicas, estructuradas, en medio de planes reales.

¿Podría decirse que no ha sido así y que hemos padecido consecuencias por la ausencia de criterios científicos en la toma de decisiones?
Desde luego que sí: hemos desperdiciado muchos años en relación a la aplicación de la tecnología y ya lo estamos pagando con problemas de contaminación del agua, de suelos, del aire, y aún discutimos temas como El Bajío y su pertinencia como paraje de recarga natural o si es habitacional, etcétera. Es una discusión aberrante e igualmente lo es saber que a diario ingresan a México cantidades exorbitantes de dólares producto de la venta del petróleo, pero no se destina ni la mínima parte para la investigación de nuevas energías. Es dramático.

¿Tenemos la capacitación y el talento local para poder avanzar?
En Jalisco tenemos grandes hombres de ciencia que trabajan en centros de investigación, universidades y empresas de Estados Unidos, de Asia y de Europa, y aquí estuvieron durante muchos años antes, pero simplemente clamaban en el desierto, no se les escuchó, no se les consultó. Así los consejos consultivos se convirtieron en consejos de funcionarios y se tomaron decisiones unilaterales.

¿En qué momento nos encontramos y qué podemos aún hacer?
Estamos en un punto crítico y el reto de la Universidad es proponer y hacer funcionar métodos o formatos para vincularlos con las decisiones de gobierno, tanto en los ámbitos nacional y estatal, y no permitir más los criterios económicos, de grupo y personales por encima de proyectos de todo tipo, como los energéticos, hidráulicos, de movilidad, que se han ofrecido al mejor postor. Eso ha sido un gran error.

Primera persona
Doctor Antonio Gómez Reyna, coordinador ejecutivo del Centro Universitario de Tonalá. Recibió el galardón especial a la investigación por el Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas del Estado de Jalisco.

Artículo anteriorDictamen de admisión SEMS 2013 A
Artículo siguienteDía mundial del blanquillo