Alicia Fignoni

1938

Alicia Fignoni empezó de niña a dibujar en las paredes de su casa, por lo que sus padres decidieron instalarla en el ático para que allí pudiese recrear sus aventuras estéticas, entre gises de colores sobre las puertas de un armario gris algo desvencijado. Fabricó títeres, a los cuales les colocaba un mate pintado como cabeza. Sobre un escenario improvisado de la terraza de su casa, ofreció funciones especiales de teatro para sus amiguitos del barrio. A los ocho comenzó a estudiar piano en un conservatorio, antes había tomado clases de guitarra y de flauta. De adolescente asistió a un taller de cerámica y aprendió también a trabajar metales. Ya adulta tomó la docencia y en la actualidad es investigadora en el Departamento de Estudios Ibéricos y Latinoamericanos, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades. Su pasión la desborda hasta el 30 de abril en el Café Te Galería con la exposición de su obra gráfica. Para ella no hay nadie mejor para decir algo que quien mira y siente.

Liberar
El proceso creativo es de sensibilización, de expresión liberadora de emociones, de encontrar canales mediante los cuales expresar lo que hay para decir. En general no racionalizo sobre lo que hago. Y mucho menos buscando significados. Más bien imprimo sentidos.

Lúdico
El arte, desde la perspectiva de la sensibilización, es como una ventana desde donde se puede ver el mundo y por lo tanto se puede ver todo. Nuestra cultura privilegió la razón desestimando la potencia creadora de la emoción. Y por eso perdimos la intuición y con ella magia. Quedó desierta nuestra dimensión lúdica.

Educar emociones
Me parece que las separaciones son propias del pensamiento occidental. Siempre algo va antes o después de otra cosa. Si tuviéramos una educación para las emociones donde aprendiéramos a expresar nuestros sentimientos, no podríamos concebirlas sino como una. Alcanzaríamos así una razón sensible en lugar de una razón práctica.

Genios
Me identifico con Francisco Toledo por su creatividad y su genio. Además es un artista comprometido con su tiempo y su historia. También me siento cercana a Rodolfo Morales, porque expresó con maestría a través de texturas y colores los sentimientos de su pueblo.

Collagraph
De toda la muestra gráfica que presento, el linóleo es la imagen con la que más me identifico. Tiene la figura de la mujer porque transmite la fuerza de la creación y la potencialidad en movimiento. Por eso el círculo está en su vientre, es lo inacabado y lo fecundo. También el collagraph de los círculos rojos, porque concentran la fuerza y juegan y se entrelazan en un espacio difuso de colores produciendo efectos y perspectivas siempre desconcertantes.

Música
El arte mueve los sentidos. La música también, más aquella con la cual nos identificamos porque “toca” la propia experiencia. Y ello depende de los momentos de la vida.

Leonardo
Para mí la frase que me identifica es “donde el alma no trabaja junto con las manos, ahí no hay arte”, de Leonado Da Vinci.

Expresiones
Me atrae de manera singular el grabado, pero también el cine documental y la fotografía en blanco y negro. Si tuviese que recomendar a algún turista qué ver en Guadalajara, le diría la obra de Clemente Orozco, el Teatro Degollado, el ex Convento del Carmen, las muchas galerías de la ciudad, la creación y originalidad de los artesanos de Tonalá.

Artículo anteriorRafael Nájar
Artículo siguienteDiscurso científico o moral