Alberca Olímpica en proceso de convertirse en un espacio cardioprotegido

Capacitaron a personal del área administrativa e instructores, y adquirieron equipos especializados, para dar mayor seguridad a los usuarios

2698
Foto: Fernanda Velazquez

La Alberca Olímpica de la Universidad de Guadalajara busca su certificación como espacio cardioprotegido, lo que significa que además de contar con equipo especializado, su personal estará capacitado para actuar ante una emergencia.

Para ello, la Coordinación General de Servicios Universitarios (CGSU), mediante la Unidad de Protección Civil Universitaria, en coordinación con el Consejo Estatal para la Prevención de Accidentes, capacitaron a personal del área administrativa, instructores y usuarios con la finalidad de certificarla como un espacio acuático cardioprotegido.

Oscar Vargas Lares, jefe de la Unidad Administrativa de las Instalaciones Deportivas del Tecnológico, dijo que con esta acción quieren dar mayor seguridad a los usuarios de este espacio y que poco a poco buscarán certificar áreas como el Gimnasio de Usos Múltiples y el Coliseo Olímpico.

“Este es el primer paso, después de esta capacitación la siguiente fase sería la evaluación del Gobierno Federal, con fecha aún por definir, para posteriormente obtener la certificación una vez cumplidos los requisitos”, explicó.

Dijo que por lo pronto la alberca trabaja al 60 por ciento de sus capacidad tomando en cuenta las recomendaciones y requerimientos que pide la Secretaría de Salud, ante la pandemia de COVID-19.

Foto: Fernanda Velazquez

José Luis Velázquez González, jefe de la Unidad de Protección Civil de la CGSU, destacó la importancia del paso que dieron, dado que el medio acuático no es nuestro medio natural y representa riesgos latentes de algún evento cardiorespiratorio que pueda poner en riesgo la vida.

“La importancia de este proceso de acreditación es que se adquirieron equipos para dar respuesta en caso de que se presente alguna situación de este tipo, se adquirió el equipo desfibrilador, mascarillas especiales para auxiliar en caso de que sea necesario y otro tipo de equipos que nos solicitaron para que cumplamos con los requisitos para lograr esta acreditación”, informó.

Recordó que otros espacios de la UdeG ya cuentan con esta certificación, tal es el caso del Edificio de Rectoría General y algunos del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

“Los protocolos de atención generalmente se diseñan en función de los riesgos que se detectan en un análisis inicial y permanecen en papel hasta que no se presenta una situación real», indicó.

«Lo importante en este caso es que se tengan este tipo de prácticas y capacitaciones para que la gente gente sepa cómo actuar”.

La importancia del primer auxilio

El capacitador del Consejo Estatal para la Prevención de Accidentes Jalisco y médico regulador del Sistema de Atención Médica de Urgencias (SAMU) de la Secretaría de Salud, Juan Manuel Cázares García, dijo que el curso que se impartió al personal de la alberca fue de primer respondiente ante alguna emergencia.

“Una de las cosas que tenemos que socializar es la primera respuesta ante cualquier incidente, para que la gente sepa qué hacer y cómo ayudar mientras llega una ambulancia. Falta mucha concientización en cuanto a este tema”, apuntó.

Explicó que en espacios con más de 50 personas se debe contar con un desfribilador y gente capacitada para actuar en caso de una emergencia, ya que eso puede salvar vidas y está demostrado una sobrevida del 60 por ciento luego de una reacción adecuada dentro de los primeros cinco minutos.

Datos sobre la alberca

  • La Alberca Olímpica fue fundada el 12 de octubre de 1982, su última remodelación fue en marzo del 2004.
  • Cumple con la reglamentación de 50 metros por 21.5, distribuida en 8 carriles con una profundidad de 1.8 metros.
  • Cuenta con una fosa de clavados de 20 por 20 metros con profundidad de 3 hasta 6 metros.
  • El área de graderías tiene capacidad de mil 462 espectadores y existen áreas de sanitarios, vestidores y regaderas para mujeres y hombres; área médica, de nutrición y psicológica.
  • Su equipo de trabajo está integrado por 11 personas en el área administrativa y 19 instructores.
  • Su servicio tiene un horario de 6:00 a 21:00 horas, con clases de enseñanza de la natación con edades desde los 6 años hasta la tercera edad, además de brindar los servicios de gerontología, rehabilitación, discapacidades diferentes y maternal, además de tener equipos representativos de natación, preequipo, master, clavados y waterpolo.
Artículo anteriorRecuerdan legado del artista wixárika José Benítez Sánchez
Artículo siguienteEl Premio José Emilio Pacheco amplía su convocatoria