A bailar en multitud

1040
LISBON, PORTUGAL - MAY 27: Festival goers attend Day 3 of Rock In Rio on May 27, 2010 in Lisbon, Portugal. (Photo by Alfredo Rocha/WireImage)

Latinoamérica vive, ríe y llora a través de la música. A través de ésta los pueblos hispanoamericanos dan a conocer su idiosincrasia, las influencias que han tenido de otras culturas, sus inquietudes, anhelos y esperanzas. De ahí la trascendencia de escaparates como el Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino, realizado en la Ciudad de México; Rock al Parque, en Bogotá Colombia, Rock in Río, originario de Brasil y el Festival Internacional de la Canción Viña del Mar, en Chile, que ya alcanzaron su plena madurez y consolidación.
De orígenes modestos, en 1959 inició lo que hoy en Viña del Mar es uno de los más importantes festivales musicales en el ámbito mundial y el más importante del continente americano. Tiene como sede el anfiteatro de la Quinta Vergara, que cuenta con una capacidad de 15 mil espectadores.
El hecho de que tal festival sea chileno no es fortuito. Más de dos decenas de festivales de la canción tienen su sede y origen en dicha nación sudamericana. Este país ha visto nacer y consolidarse a artistas reconocidos a escala internacional. Es la patria de la banda de cumbia Chico Trujillo y la banda de rock los Bunkers, así como de Javiera Mena y Nano Stern, ejemplos de la expansión y éxito que tiene la música chilena.

Para dar y prestar
Dicho país sudamericano tiene para dar y prestar en materia de música, tanto en folklor, cantautores, cumbias, rock y música pop… Hay de todo. Chile es la cuna de Víctor Jara (1932-1973) y Violeta Parra (1917-1967), para dar dos ejemplos importantes. De ahí son conjuntos como Inti Illimani y Quilapayún, dos de los más conocidos del canto nuevo chileno a escala internacional.
“Tenemos muchos artistas nacionales dando vueltas por el mundo, cosa que antes costaba más que sucediera. Ahora hay muchos y les está yendo bien. Al público les agrada y sus salidas al extranjero se repiten, lo que es buen indicador”, señaló Gonzalo Marín Bianchi, gerente de gestión cultural de la Fundación Música de Chile, quien participará en la mesa Ferias y festivales de música latinoamericana, en el marco de la Feria Internacional de la Música (FIM).
Esto se debe a diferentes factores: el mundo, gracias a internet, cada vez es más chico. Este medio permite que la gente conozca el trabajo de artistas de diferentes países y la creación de festivales y de conciertos, donde tienen la oportunidad de presentarse artistas locales y de todo el mundo.
Sin embargo, Gonzalo Marín Bianchi siente que falta apoyo a la industria musical chilena. Por tal motivo fue creada la feria Pulsar, que este año, durante noviembre, tendrá su tercera edición. Fundación Música de Chile, un proyecto de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor, realiza la feria.
En 2010 hubo 25 instituciones expositoras y el año pasado el número ascendió a 74. En el primer año visitaron la feria alrededor de ocho mil personas y el año pasado cerca de 15 mil. “Uno de nuestros máximos a alcanzar es que Chile esté dentro del mapa de los programadores internacionales que viajen exprofeso para averiguar qué sucede con su música, vean a los artistas chilenos y decidan mostrarlos al extranjero”.
El público que atrae Pulsar oscila entre los 18 y 50 años en su mayoría. Visitan la feria muchas familias, porque tiene atractivos, tanto para niños como adultos.

De aquí y de allá
Lo reciente y ya consolidado se entremezcla en América Latina, que tiene el orgullo de albergar al festival gratuito y al aire libre más grande del hemisferio. Se trata de Rock al Parque, donde se presentan bandas nacionales e internacionales de distintos géneros. Los artistas colombianos son seleccionados por un jurado después de pasar por un proceso de varias etapas. Los internacionales son invitados por un comité organizador. Es considerado un festival excepcional, pues no está permitida la venta de bebidas alcoholicas, ni el consumo de cigarrillos y los asistentes no pueden entrar con cinturones metálicos.
Rock in Río conglomera a festivales de rock y pop que han tenido distintas sedes, como Río de Janeiro, Brasil, en 1985, 1991 y 2001. En 2013, Argentina será la sede y en 2014, Perú.
México ostenta el orgullo de tener al Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino, un festival de rock y de géneros musicales alternativos. En el mismo se han presentado bandas como Maldita Vecindad, Café Tacvba, Los Pericos y Aterciopelados. Vive Latino ha servido de plataforma a bandas que en el pasado fueron emergentes, como Zoé.

Artículo anteriorRodrigo Saborío del Villar
Artículo siguientePobreza exclusión social y bienestar