Un poco de rock en el underground

    659

    Los pasillos que miles de personas transitan diariamente con caras aburridas de rutina, esos pasillos que a veces se esfuerzan por no ser sombríos, esta vez lo han logrado gracias a la labor expuesta de dos artistas que han traído el rock a la ciudad.
    Un día en la vida de Jorge Navarro y En concierto de Gustavo Beltrán, son las dos nuevas exposiciones que la Galería de Arte del Sistema de Tren Eléctrico y la Secretaría de Cultura de Jalisco, están presentando, justamente allí, donde parece que los pasillos están en silencio y ajenos a los movimientos de los transeúntes.
    La exposición de Jorge Navarro consta de 18 obras pintadas en acrílico sobre madera que retratan las caras de clásicos del rock antiguo y moderno. Los cuatro británicos que parecen haber detenido sus caras entre un “All you need is love” y un “Let it be” para posar ante este pintor, que ha sabido separarlos en cuadros para hacerlos tan accesibles como si estuvieran expuestos en la sala de nuestra casa. Entre los artistas que Navarro plasmó se encuentran Bob Dylan, Mick Jagger, Eric Clapton, David Bowie y Jimi Hendrix, entre otros.
    El contraste de fondos negros y rasgos blancos en las caras le da a esta exposición un carácter de contraste entre lo que se puede considerar convencional —por ser clásico— y lo artísticamente esbelto. Algunas manchas blancas entre las caras muestran dejos de desprolijidad, característica que no se identifica en el trabajo completo del artista.
    Los cuadros de Navarro tienen la particularidad de ser pequeños y parecer una foto para la cual el pintor pidió que posaran los artistas.
    Una de los Rolling
    Por otro lado, más colorido y hasta rozar en lo circense, Gustavo Beltrán nos presenta su versión del rock a través de nueve obras, en tamaños impresionantemente reales, con la técnica de óleo sobre tela. Beltrán muestra a artistas como los Rolling Stones, Black Sabbath y Brian Jones, entre otros, en sus posturas más naturales: cantando sobre un escenario, riéndose y hasta moviendo sus cabelleras entre micrófonos y guitarras. El pintor supo captar los momentos en los conciertos de los artistas así como en una fotografía, pero en una versión que el Photoshop actual envidiaría poder hacer, con colores más vivos y hasta con vestimentas más osadas, producto de la imaginación del artista.
    Los Rolling fueron captados sonriendo como para una foto, con sus caras mitad al natural y mitad pintadas con una mezcla de Guasón de alguna de las películas de Batman y la sonrisa alegre pero cómplice de un payaso salido de un circo con su cara a medio pintar. Llevan trajes de bastoneros de una banda que marcha en el parque de una ciudad, un domingo por la tarde, en un día de fiesta.
    Posando ante la cámara mental de Navarro, o tomados de improviso ante los ocultos pero presentes ojos de Beltrán, el rock se ha vuelto una muestra que despierta a los caminantes entre corridas y choques de personas, entre subidas y bajadas apuradas de las escaleras para transbordar, para dejar ese buen sabor de boca.
    La exposición estará vigente en la Estación Juárez del tren ligero hasta el 20 de agosto. El costo es el de una ficha de tren, seis pesos.

    Artículo anteriorPilar Reyes
    Artículo siguienteDictámenes de admisión 2010 B