Un optimista escarmentado

550

Héctor Aguilar Camín es un convencido de que la literatura es el antídoto contra la confusión. Periodista e historiador, una simbiosis ideal para descifrar las coyunturas. Sabe leer el pasado y el presente, herramientas para entender el futuro. Y aunque abundan las voces que pintan un porvenir sombrío, él es de los que cree que al país le esperan tiempos mejores.

 “Yo creo que México está llamado a ser un país muy próspero, muy rico. Es un país mucho más grande hoy que hace cincuenta años, con muchas más opciones en todos los sentidos. Una población muy joven. Mucho más adecuada que lo que fue mi generación, en promedios nacionales, y en medio de una revolución científica y tecnológica que a mucha gente le dará más oportunidades que las que daba la economía y la cultura tecnológica anterior”, dice en entrevista.

Cuando se le menciona que el mundo parece vivir un proceso regresivo, con el triunfo de candidatos de derecha en Latinoamérica —donde el eje bolivariano se derrumba—, en Europa —con los ultranacionalistas de Suiza, Hungría o Austria y el Brexit—, o el de Donald Trump en Estados Unidos, y que apuestan por el proteccionismo económico, Aguilar Camín admite que ahora el mundo está aturdido, pero saldrá de esa ofuscación.

“Hay una cierta globalización de la antiglobalización. Pero es un momento de inflexión de la curva, es un momento de transición, pero la tendencia fundamental es de una mayor globalización. Los daños están a veces demasiado acumulados y la protesta es muy genuina, pero el proceso de globalización es en cierto modo imparable. No hay manera de contener eso con decisiones políticas, con revueltas sociales, revueltas culturales. Estos aparatitos son mucho más poderosos que la irrupción de la antiglobalización”, considera el autor de clásicos libros de historia sobre la Revolución mexicana.

Abunda: “Estos personajes pueden frenar, pueden crear momentos críticos, pero al final de la línea, por más restricciones al libre comercio que establezca el presidente de Estados Unidos, por más que lesione a la economía mexicana, el tejido efectivo del flujo de las mercancías es más poderoso”.

Aguilar Camín, autor de novelas como Morir en el Golfo (1985), La guerra de Galio (1991), Las mujeres de Adriano (2002), La tragedia de Colosio (2004) y La conspiración de la fortuna (2005), recibió el último domingo de la FIL, el Homenaje al periodismo cultural Fernando Benítez.

Enamorado de la literatura —la cual dice, le dio el rumbo a su vida cuando era un joven confundido—, señala que actividades como la Feria Internacional del Libro y la promoción de la cultura son muestra de la vitalidad global del país.

“El que sea en Guadalajara y no en la Ciudad de México ya es una diferencia fundamental respecto de nuestro pasado. Y la juventud, y el crecimiento y la eficacia de un hecho como una feria distintiva de México en el mundo es mucho más potente que los reveses que podamos tener en materia de dificultades editoriales y financieras para la difusión de la cultura”, indica.

Y en su visión de un futuro próspero, el fundador de la revista Nexos dice que la industria editorial también se ha revigorizado: “El hecho neto es que se lee más que nunca. Se publican más libros que nunca. Se venden más libros que nunca y, además, todo el mundo digital ha puesto a miles de millones a leer más que nunca. Soy un optimista del progreso. Aunque soy un optimista escarmentado, como decía Felipe González. Esto va a ir muy bien. Pero no todo el tiempo, ni al mismo paso” .

Artículo anteriorResultados de la convocatoria de estímulos económicos para estudiantes con discapacidad, calendario 2016-B
Artículo siguienteRulfo privado o público