Sobre los transvales

    1598

    Después de pasar por la etapa de compra de los transvales, sigue enfrentarse a las malas caras y maltrato (descortés y en ocasiones prepotente y grosero) de parte de los operadores del transporte público.
    Si el gobierno en turno tuviera un poquito de visión y sensibilidad, buscaría establecer políticas públicas para mejorar el mal funcionamiento de este sistema de descuento en el transporte, en el que por ahora el único beneficiado es la empresa que se encarga de operar la venta de los transvales, que en contubernio con las autoridades, controla los boletos que vende.
    A causa del injustificado aumento al transporte público, es obvio que se duplicará la demanda de transvales, pues el alza afectó de manera considerable la economía de muchas familias, las que si antes no utilizaban este descuento, ahora se ven obligadas a usarlo.
    En abril tuve la oportunidad de hacer la petición de eliminar el actual sistema de transvales, al gobernador del estado de manera pública, frente a un auditorio, con cámaras de televisión, reporteros de diversos medios, tanto electrónicos, como impresos. Además, me encargué de entregarle mi exposición de motivos por escrito, en la que de manera breve, pero concisa, expongo los problemas del sistema de transvales, a la vez que hago la propuesta de cómo volverlo más eficiente.
    Hasta el momento de enviar esta carta no he obtenido ningún tipo de respuesta al respecto, pues el gobernador se limitó a decir, ¡lo vamos a estudiar!
    Mientras el gobierno sigue y sigue estudiando las diversas propuestas y voces que se han pronunciado al respecto, los ánimos se calientan y los más afectados son los estudiantes de las universidades del estado.
    La FEU, el Rector general de la UdeG, diputados y organismos ciudadanos han manifestado sus opiniones, pero nuestro gobierno “sigue estudiando” y así terminará su gestión.
    En pocas palabras, lo que nos han demostrado y con creces, es que tenemos un gobierno insensible y poco eficiente, que su única preocupación radica en proporcionar bienestar a los empresarios, ¡ah!, perdón, también están preocupados por sus viajes y sus juegos de golf los miércoles.

    Héctor Ruiz López,
    hector_ruiz_lopez@hotmail.com.

    Artículo anteriorMaría Guadalupe Ramos Ponce
    Artículo siguienteNarcotráfico violencia y complicidad